domingo, 25 de noviembre de 2018

Un picoteo Gourmet en La Marimorena. Vilagarcía de Arousa


Ya conocía este local de la Baldosa Vilagarciana de tomar los vinos en él, pero no conocía la oferta de su cocina. Hoy por fin,  con mi amigo y compañero de Galicia Gastro Faustino  por sugerencia suya , y con mi mujer, decidimos acercarnos a sus dominios para un picoteo compartido tras haber asistido a los Premios Magnum a los mejores en la Viticultura Gallega en la Plaza de Abastos de Vilagarcía de Arousa.
Un rápido ojeo a la carta, y comenzamos por unas croquetas a las que no le saqué foto, pero que nos pusieron en antecedentes a la primera de cambio de que íbamos a disfrutar de la pitanza. Las croquetas ovaladas, como es tradición, bien hechas, bien envueltas y bien fritas, llegando a la mesa bien calientes. La envoltura muy bien resuelta, mantiene la firmeza tras el primer mordisco para poder seguir sujetándola sin que se despachurre la bechamel sobre los dedos, la bechamel muy sabrosa, cremosa y suave, hecha en ThermoMix y con maicena en vez de harina de trigo para bien de los que no toleran el gluten. Unas croquetas de nivel alto.


Vienen después las Verduras en tempura con Ali Oli, en la que disfrutamos de una fritura bien resuelta. La salsa que lo acompaña, con buen punto.


Compartimos acto seguido el pulpo a la brasa sobre crema de patata, al que quizás le hubiera mejorado la textura, que estaba un poco dura, si se hubiera cortado mas fino. El sabor muy bueno tanto el del cefalópodo como la crema que lo acompañaba.


Unos Huevos rotos con Foié es lo que nos propone el Chef como continuación. Patatas fritas, huevo frito muy desmenuzado, el Foié y el perejil forman un conglomerado apetitoso por su aroma y sabor, que apreciamos rico y contundente, y por el que le felicitamos cuando se asoma a la sala.


Llega el momento de la carne. Una picaña que se acompaña de patatas panaderas y de trozos de piña frita. La carne en su punto, incluido su tocino, como debe de ser. Jugosa y tierna. La piña templada, le da frescura al plato y le pone su contrapunto agridulce. De nuevo el acierto nos acompaña.


Momento dulce para ponerle punto final a la pitanza. Una buena tajada de Leche frita con helado de queso, y volvemos al momento "croqueta", pues como en el plato anterior, las texturas de la envoltura y la crema están muy logradas, y el sabor también. El frito bien caliente, la crema de helado bien fría. Un poquito de aquí y otro poquito de allá. El Yin y el Yan, en perfecto equilibrio. Un fondo de frutos secos desmigados le aporta el punto de crujiente.

Dos-tres copas de vino albariño por supuesto y por barba, acompañaron estos platos. Una comida bien disfrutada por los tres sentados a la mesa, y junto con unos cafés y los correspondientes licorcitos por la ajustada cantidad de 75€. No está nada mal, es mas yo diría que la relación calidad/precio es muy buena. Por ello mi recomendación en este caso es nítida y clara. Dado que además la frecuencia en el cambio de carta por parte de la casa es elevada, pues habrá que repetir pitanza en futuras ocasiones.

Diccionario de los términos de la cata