viernes, 20 de julio de 2018

La Milonga Campera de la Parrillada Milongas (Vilagarcía de Arousa. Pontevedra)


Según define la Real Academia Española de la Lengua, milonga en la acepción coloquial argentina significa riña o discusión (se armó una buena milonga), y en la acepción coloquial española significa engaño, cuento (no me cuentes esa milonga). Ninguna de ellas es válida para describir lo que es este nuevo establecimiento. Pues bien quizás deberían incluir una acepción mas, la gastronómica o campera, para definir lo que es una ración abundante y variada de diferentes carnes a la parrilla que no se agota hasta que uno diga basta, y así poder expresar tras haber intentado dar cuenta de dicha ración que "no he podido acabar con esa milonga".

Valga esta introducción para explicar la experiencia de esta primera visita al local, para ver y degustar de lo que se cuece en sus fogones. Elegimos para ello el que según los responsables del local es el plato mas solicitado, la Milonga Campera, mas el pulpo que queremos probar para comprobar que alcanza los estándares del que preparan en O Carballiño, y finalmente una prueba de los postres que preparan en la casa. Vamos allá.


Comenzamos por el pulpo. Nor prepara un brazo de grosor medio, bien cortado y corte limpio, aderezado con sal,  pimentón dulce la mitad del plato y picante la otra mitad, mas un buen AOVE. El aspecto es excelente el tanto en color como en brillo. En boca nos muestra una textura al dente y su característico sabor. Una buena ración por casi 14€.


Llega ya el plato principal, motivo de esta visita: la Milonga Campera para dos personas. Para ello se sirven de cuatro fuentes que depositan sobre la mesa: una con las carnes, la segunda para las patatas, la tercera para la ensalada, y la cuarta es el cuenco para el chimichurri de la casa.


Lo principal: la carne. Contiene la fuente cuatro trozos de churrasco de ternera de 2 cms. al corte de grosor, otros tantos de costilla de cerdo cinco trozos de secreto de corte fino, y dos criollos. El punto de maduración de la ternera es de 2 semanas por parte de el proveedor, y una mas en las cámaras del establecimiento. El punto de asado es el adecuado: la carne se muestra tierna y sobre todo jugosa, no se seca por el exceso de exposición al calor. El de la carne de cerdo lo mismo. Buen punto de asado de las piezas, lo que permite una molturación fácil y una buena degustación. Excelentes los criollos, también con el punto justo de asado en parrilla, y un poco menos echo nos hubiera gustado el secreto, que si bien estaba sabroso, también un poco seco para mi gusto.


Sobre las patatas hay que decir que utilizan patata gallega procedente de los terrenos desecados de la Laguna Antela (Xinzo de Limia), que pelan y cortan mediante medios mecánicos, y que es la elegida por su gran sabor y excelente textura que se logra tras la fritura en aceite de oliva virgen, lo que pudimos comprobar al dar cuenta de nuestro menú. El lo que se refiere al chimichurri, este es de elaboración propia, según receta procedente de Argentina. Es una salsa espesa, de color pardusco, aroma potente, y sabor fuerte con picor suave a medio, según sensibilidades. Es una salsa rica, y sobre todo diferente a lo que estamos acostumbrados por estos pagos (que diría un argentino). La ensalada que acompaña está muy bien cortada y aliñada. Tomate, lechuga y cebolla en aros que dan el punto de frescor a la pitanza.


Y ya vamos con los postres. probamos tres de ellos, los tres de manufactura casera. Siguiendo un camino de menos a mas en lo que a dulzor se refiere (por aquello de los dinteles de sensibilidad) comenzamos por el flan de crema de orujo (vértice superior de la imagen), que no es mas que un flan de huevo al que se le incorpora crema de orujo reducida para la extracción de alcohol y que así pueda ser degustado incluso por los niños. Muy rico. Seguimos por la mousse de queso que va acompañada por un sirope de frutos rojos con frambuesa. Sabor y cremosidad en el plato. Y rematamos con el tercero que es una mousse de dulce de leche. Mas dulzor en el postre que los anteriores, pero sin llegar a empalagar. Rico a su vez, y quizás el preferido por los golosos. Bien resueltos los tres en definitiva.




Un comentario final sobre el de la comida es la justa, y lo único que no pude comprobar para completar esta reseña es hasta donde pueden llegar sirviendo la Milonga Campera en el caso de un tragón de campeonato al precio de 10,90€.
Respecto al local, este establecimiento está orientado a las familias principalmente, al disponer en una planta bajo la sala principal de una estancia con juegos para niños, que está conectada mediante un circuito de televisión con la sala superior a traves de grandess pantallas desde las que los padres pueden tener controlados a sus hijos mientras estos juegan, lo que  permite que los comensales disfruten de sus menús con total tranquilidad, sin ruidos. Esto es de agradecer. Quizás sea por esto, y por la calidad de su oferta gastronómica por lo que está teniendo tanto éxito este local en la entre los clientes de la Comarca del Salnés, por lo que es recomendable hacer reserva previa para asegurarse la mesa.

La Parrillada Galaico-Argentina está en:
Avda. de la Marina 16. Vilagarcía de Arousa. Pontevedra
Teléfono de reservas: 986 075 433

Diccionario de los términos de la cata