domingo, 18 de junio de 2017

Lo nuevo del Salón SALIMAT de Silleda


Un año mas acudimos al Recinto Ferial de Silleda un buen número de blogueros gastronómicos a visitar el 21º  Salón de Alimentación del Atlántico SALIMAT ABANCA, en una Jornada en la que hay preparada además de la visita a la Feria en generan, y ya de manera mas centrada en lo que a innovación se refiere, a una serie de expositores que lanzan nuevos productos al mercado.


Hace un día espléndido, y por lo tanto no es de extrañar que las familias hayan decidido acudir a Silleda. El abarrote de público en el recinto era notable, por lo que deambular por el, se hacía un poco complicado.



Como en todas las Ediciones anteriores, su área expositiva está claramente delimitada en distintas zonas: el pabellón 1 dedicado a la alimentación, el pabellón 2 en el que se expone maquinaria y, mobiliario y otros, y los stands al aire libre para la exposición de la gran maquinaria y otros.

Numerosas han sido las visitas de profesionales al recinto, siendo mas de 1.100 las reuniones propiciadas entre los mas dde 100 empresas de alimentación expositoras con importadores procedentes de Holanda, USA, Alemania, Bélgica, Francia, Polonia, Lituania, Japón y Rusia,  mas distribuidores, restauradores y tiendas de alimentación.


Ya dentro del área ALINOVA, dedicada a los nuevos productos y motivo de nuestra visita, destacar la presencia de 37 firmas presentado uno o mas de sus nuevos productos, destacando nuevas conservas artesanales, vinos, sidras y cervezas artesanales, o productos confitados.



En esta edición en Alinova están muy presentes como digo, las conservas, pudiéndose ver, entre otras, la crema de sardinas, el pulpo o el bacalao; la Lamprea del río Miño a la bordelesa, conservas de caracol en varias modalidades, pulpo cocido con patatas, paté de pulpo con grelos o de berberecho con castaña, ostras en vinagreta o también mejillones de las rías gallegas en escabeche casero
 


 
También se muestran bebidas, como le licor de azafrán, esferificaciones de licor café (perlas), cervezas ecológicas con moringa (árbol originario del norte de la India), de sidra, con sabor a maracuyá o elaboradas con maceración de flor de sabugueiro; vinos innovadores y artesanales, sidra con 11,5% vol. de alcohol llamada “sidra de hielo” y también un agua y un vermut nuevos en el mercado. Además se presentan aceites, con novedades como el aceite de chocolate (si, leyeron bien),  uno especial para freidoras sin palma y otro envasado en botella pintada para evitar la oxidación provocada por la luz.


Por supuesto que estuvieron presentes los cárnicos, entre ellos los choricitos de ortiga, grelo o castaña en conserva; el preparado de cocido o carne de cordero y cabrito gallegos; y los lácteos, como quesos de leche cruda de cabra y arándanos o de vaca con baño de café y canela, además del yogur con jalea de flor de sabugueiro y de nuevos requesones y quesos curados o ahumados. Entre los productos más dulces se presentan dulce de leche para heladería o consumo familiar, helados de palo ecológicos y veganos, repostería eco adaptada e hidro-miel de cáñamo o de sauco.




Completan la muestra otros productos como croquetas de cocido, huevos cocinados en la propia cáscara a baja temperatura y nuevos adobos para pollo o pescado.



En resumen, podemos afirmar que hay una buena cosecha de nuevos productos que salen al mercado y esperan tener el favor de los consumidores. Algunos de ellos muy curiosos, como el caviar de albariño; otros muy útiles, como los huevos ya cocinados y presentados en su propia cáscara. 


Todas estas novedades son fruto del esfuerzo investigador de pequeñas y medianas empresas, que tienen como objetivo facilitar la vida de las personas, u ofrecerles nuevas experiencias de degustación. Doy fe de que de nuevo lo han logrado.


Pero no todo fue recorrer los stands de la Feria. También pudimos disfrutar de un par de showcookings, el primero a cargo de Lucía Freitas Chef del Restaurante Santiagués A Tafona, y perteneciente al Grupo Nove de Cocineros gallegos.




Esta prestigiosa chef preparó dos platos de pescado con el sello de calidad PESCADERiAS, y que con un tratamiento mínimo conservaban todas sus cualidades organolépticas y gustativas, mas un fresco y delicioso postre que también tuvimos la ocasión de degustar.




El segundo de ellos estuvo a cargo de Pepe, chef del Restaurante A Muradana, que nos preparó un pinto curado y aliñado, y una suculenta y deliciosa Tortilla Romana, un postre típico de la zona, que los asistentes pudimos disfrutar.

Para finalizar,  concluir que fue una entretenida y provechosa jornada, debiendo agradecer a los organizadores la invitación para que pudiera participar enel evento. Espero poder seguir en siguientes ediciones los avances en este importante sector de la economía gallega.

Diccionario de los términos de la cata