lunes, 20 de octubre de 2014

O Gaiteiro. Pequeño paraíso del gourmet

Apartado, en una cerrada curva de la carretera general que une Pontedeume con Fene, pero en un lugar en el que el conductor puede cruzar la calzada sin peligro. Esta alejado de todo núcleo poblacional, pero creanme que merece la pena el desplazamiento para disfrutar del buen hacer de esta casa. Tal cual parece que uno va a comer o cenar a una casa del rural gallego. El local es muy pequeño, solo dispone de dos mesas: una para cuatro personas y otra solo para dos. Solo hay posibilidad de comer en él reservando previamente, y si de un fin de semana se trata, conviene hacerlo con suficiente anticipación, pero merece la pena.


El local es muy acogedor, cálido, con profusión de vitrinas que guardan tesoros compartidos por otros en anteriores y fastuosas pitanzas. Botellas vacías Grands Premiere Cru Classé como Romaneé-Conti, de Moutón Rothschild, o de Chateau Petrus, Chateau Lafite-Rothschild, o Chateau D´Yquem, Champagnes emblemáticos como el Christal Roederer de 1999 y otros. Espectacular el jamón montado en el jamonero, y se que tiene de oferta el Caviar Beluga 000, pero 200€ son muchos euros para mi bolsillo, a pesar de que el precio es estupendo. Estamos en un lugar de culto para el amante de los productos gourmet.


Suso atiende la barra y la pequeña sala. Su mujer María gobierna en la pequeña cocina, que es como la de cualquier familia. En ella no hay ni sofisticados hornos de vapor ni grandes tecnologías.
Los productos gourmet de calidad excepcional son los ingredientes con los que confeccionan su menú degustación. No hay grandes elaboraciones, ni complicadas transformaciones. No hay magias ni trucos tecnológicos. Los platos se preparan de tal manera que estos productos, todos ellos singulares,  mantienen íntegramente sus texturas y cualidades organolépticas para así poder disfrutarlos en su plenitud. Esta es nuestra expectativa, antes de empezar a comer.


No me acuerdo quien decía que una buena comida descansa sobre cuatro patas, las mismas que sostienen la mesa. Estas son:
  • Un buen menú. Bien elaborado y presentado, confeccionado a partir de productos de calidad.
  • Un buen vino, bien elegido en función del menú escogido, y servido adecuadamente.
  • Un buen ambiente, tranquilo y sin ruidos que permita una buena conversación
  • Una buena compañía. En mi caso la de Carmen Tajes, guapa mujer, excelente conversadora, mejor paladar y conocedora de los buenos productos gourmet. La compañera de mesa perfecta para compartir el menú.
Por cierto, no quiero dejar pasar la oportunidad de mencionar el hecho de que la mesa estaba perfectamente vestida  y decorada. Con sencillez. Mantel de lino de 7 hilos planchado en la mesa, con servilletas a juego. Vajilla de diseño y en nuestro caso, copas Riedel. El Gaiteiro dispone de las raras copas Riedel sopladas artesanalmente. Sillas cómodas que invitan a prolongar la sobremesa.

Y vamos con el menú. Hay dos posibilidades con coste diferente: un menú de 40 € por persona, y otro de 50 €. Nos decidimos por el segundo. Este es.
  • Aperitivo: Mini-tosta de sobrasada de cerdo negro con tomate natural de la huerta


Un tomate maduro y dulce que contrasta y suaviza el potente sabor de la sobrasada mallorquina de cerdo negro. Lo bueno presentado de forma simple.
  • Centolla, erizos de mar y sorbete de limón


Magnífica presentación de un plato con una combinación de sabores, temperaturas y texturas para disfrutar despacio. Exquisito.
  • Láminas de foié al Pedro Ximenez en fondo de pan de cristal


Me maravilla la suave textura del foié fresco, así como la delicadeza de su sabor. La fragilidad y textura crujiente del pan de cristal le ponen el contrapunto.
  • Lomo de salmón con patata al aceite, alcaparrones y huevas de trucha


Otra muestra de un producto ce calidad suprema. El grosor de las lascas del salmón noruego servido, su corte perfecto, y la combinación con las huevas y las alcaparras, proporcionan una sinfonía de sabores y texturas en un plato que prácticamente no tiene cocina, y sin embargo es perfecto.
  • Solomillo de Kobe "Premium" sobre fondo de patatas a lo pobre

La carne simplemente cerrada a la plancha, muy tierna, con unos granitos de sal. Nada mas.
  • Queso Fourme D´Aubert, con dulce de vainilla y cítricos, y granizado de Sauternes


En los postres, María nos endulza el paladar con dos elaboraciones muy logradas, esta en primer lugar, y después...
  • Sorbete de cítricos con granizado de Gin Tonic


Y toda esta comida regada con un Blanco Rías Baixas Nora da Neve 2006 (30€), un espectacular vino de color oro brillante, fresco, de potente aroma que te satura la nariz, sabor a pomelo y con notas procedentes de la madera de la barrica, con un paso largo por boca, digno compañero de esta pitanza. Servido desde decantador envinado este y las copas previamente, y mantenido por Suso a la temperatura adecuada a lo largo de toda la comida.


Ya hemos descrito profusamente con palabras e imágenes las cuatro patas que conformaron esta deliciosa pitanza. Es mas que grato acercarse por lugares recónditos, pero íntimos como O Gaiteiro para solazarse con la degustación y la conversación al mismo tiempo. Un placer, y hasta pronto.

O Gaiteiro está en: Pedreiras. Larage. Cabañas (A Coruña). Crtra. Nal 651.
Teléfono de reservas: 609 328 803
Mail: ogaiteirolarage@hotmail.com

Diccionario de los términos de la cata