viernes, 14 de marzo de 2014

Entrenando para #CocidoDay. El Cocido de Casa Lodeiro, a de Rafael, en Ponte Ledesma


Cinco días han pasado desde que, como uno mas de la familia, participé en un cocido del que había oído hablar, pero que nunca había disfrutado. Fue el Domingo pasado, pues si bien habiendo reservado con un mes de antelación, el para el sábado ya no había sitio. Osea que, oído cocina. Hay que reservar con bastante anticipación para tener sitio en A de Rafael los fines de semana.


Buen día hacía, por lo que antes de entrar a la pitanza, fuimos a dar un paseo por la orilla del río, que bajaba a toda pastilla y a rebosar, ya que los embalses río arriba debían de tener abiertas las compuertas. El paisaje en este entorno es digno de contemplar.

A de Rafael dispone de una amplia y resguardada terraza, para tomar un vino antes de comer, pero enseguida entramos al comedor, pues nos avisan de que ya está todo listo.


El comedor no es muy grande. Hay mesas dispuestas para cinco grupos, que en total suman algo mas de 60 cubiertos. El espacio es muy justo -sobre todo para que se muevan los camareros por entre las mesas- pero suficiente. El ambiente no es muy ruidoso.
La sala cuenta con cuatro camareros para atendernos. Su número, y sobre todo su eficiencia, hace que todos estemos perfectamente atendidos. En nuestra mesa, participan de la pitanza 16 comensales.
Para las fotos, y dado que las fuentes vendrían preparadas para las 16 personas, le pedí a Rafa Jr. que me presentara montado en fuentes un cocido para dos personas para la foto, con la finalidad de que los lectores de La Buena Pitanza pudieran evaluar por si mismos la composición de un Cocido de Casa Lodeiro. Son las fotos de cocido que presento, no las de las fuentes que nos pusieron al grupo. Las de los postres, si son las del grupo.
El plan de la pitanza, constará de tres secciones:
  1. La Entrada: Caldo Gallego, sopa de cocido y aperitivo.
  2. El Cuerpo: El Cocido propiamente dicho.
  3. El remate: Apoteosis de postres. Cafés y chupitos.
Vamos por partes pues.

LA ENTRADA


Para comenzar, se situaron en el centro de la mesa unas fuentes con Caldo Gallego y otras con la sopa del cocido con fideos. La Segunda yo no la probé, si bien olía de maravilla, y ello es porque repetí plato con el caldo, que estaba muy sabroso; me llamó la atención que le habían añadido calabaza -de color amarillo en la foto- lo que le daba un toque especial.


Chicharrones y croquetas de jamón como aperitivo. Los primeros bien prensados , secos y sabrosos. Las segundas con cremosa textura, buena envoltura y bien fritas.

EL CUERPO DEL COCIDO

Yo no probé de todo, pues a mi la cachucha, las pezuñas, el morro, las orejas, no son lo que mas me gusta. Prefiero darle al resto. El lacón, la costilla, la ternera, el pollo, los grelos, las patatas, los garbanzos, las castañas, los chorizos -normal y de cebolla-, y las finas filloas (triple ración para cada uno), todo ello regado con tinto de Barrantes -con o sin gaseosa- o cerveza. Comimos hasta que quisimos, y nos preguntaron si queríamos mas. Algunos repitieron oreja y cachucha.
El lacón bien cocido y mi tajada bien desalada (A alguno le hubiera gustado mas sosa). La costilla, la ternera y el pollo en su punto. Tiernos los grelos y ricas las patatas. Los chorizos normales acompañados de las castañas, ricos. Buena la combinación del chorizo con el dulzor de la castaña, lo mismo que en el caso del chorizo de cebolla, con un deje mas ácido para acompañar al típico sabor del garbanzo cocido. Alabanzas de mi vecino de mesa Juan para el contenido de la fuente de los adornos del cerdo (Fue el que pidió que trajeran mas).
Y ya se sabe lo que se dice en la mesa en estos casos: 
-Pásame los chorizos, échame unas patatas y unos grelos, cógeme dos filloas, etc. La conversación mas interesante que puede provocar un cocido. De vez en cuando se levanta una voz que avisa: "reservaos sitio para el postre, que si no os vais a arrepentir". Yo tomo nota y obedezco, que soy muy dulceiro. Y que bien hice.

Mesa con cocido, montada para dos personas

El Lacón

Grelos y cachelos

La fuente del pollo

Costillas, cachucha, morro, orella, etc.

Chorizo y castañas, y chorizo de cebolla y garbanzos

Las filloas (tres por ración)
EL REMATE

Claro que hice bien. Ya con todo lo anterior estábamos prácticamente rematados, y no teníamos idea de lo que se nos venía encima. Yo, llegado a este punto, con un flanín quedaría tan contento. ¿Un flanín? Ya, ya.




Lo primero que llega a la mesa es medio queso de la zona tamaño XXXL para el grupo, con una textura y un sabor inmejorables, acompañado de un membrillo de producción artesanal, digno acompañante de tan magnífico queso.

Tarta de queso casera
Bien presentada. Excelente textura y sabor.

Melindres de elaboración propia
Muy dulces y jugosos. 


La Tarta Milhojas
 ¿Casera? Pues no lo tengo claro, pero estaba muy beba, y muy fino el hojaldre.

Otra tarta de queso con mermelada de frambuesa
Para mi el postre mas rico. La base crujiente, con una fina capa de crema de queso y la frambuesa por encima. Una exquisitez.

Las orejas, inevitables por esta época.
Solo le faltaban la forma de la oreja, Por lo demás muy ricas y crujientes.

Y por supuesto, las filloas rellenas de crema y flameadas
Una pena que no llegaran calientes, pero estaban ricas, tanto por la crema, como por la envoltura.
Y como detalle final, fijados en este café. Con el corazón dibujado con la crema, pues café y comida fueron elaborados con amor.


Queda por añadir lo que se pagó por esta pitanza. Tocamos a 27 € x 16 personas= 432 €. La minuta incluye un extra de 12 € por una botella de vino, y otros 32 € por las triples de filloas.
Y con esto, ya podéis comprobar que ya estoy preparado para estar a la altura el el próximo #CocidoDay que se celebrará el Sábado 15  en Barosa Gastro (Barro), en compañía de blogueros y gastrónomos de reconocido prestigio. Va a ser memorable.

Diccionario de los términos de la cata