domingo, 1 de diciembre de 2013

La Terrace. Restaurante Red Level del Gran Hotel Palacio de Isora (Tenerife)


Ya en ocasión anterior había hecho un amplio reportaje sobre los restaurantes de este prestigioso hotel de la Cadena Meliá (http://www.labuenapitanza.com/2012/10/los-restaurantes-del-hotel-resort.html), en el cual el lector podrá encontrar un exhaustivo resumen de lo que se puede degustar en cada uno de ellos. Me faltaba uno para completar el análisis, era el Restaurante La Terrace que hoy, tras haber podido cenar en él en esta nueva estancia en el hotel, pues me permite completar el círculo.


Su ubica el Restaurante en la zona Red Level del Hotel, repartiéndose este entre una zona interior y una terraza exterior con vista al mar y a la piscina. Mesas no muy amplias con sillas muy cómodas, se distribuyen por la sala, quizás con demasiada proximidad, si bien en la terraza, la distancia entre mesas es mayor, puede que debido a las jardineras que la adornan. Las mesas están montadas con el servicio de plato y cubierto sobre mantelitos individuales. En un restaurante que pretende ser de categoría la mesa debería estar vestida con mantel.


La carta se muestra sobre un iPad, en el que se pueden ver las imágenes de las presentaciones de los platos que esta ofrece. La Carta es variada, con oferta de pescados frescos del día. La Cocina es de estilo mediterráneo, citando como una especialidad las Fondue; la oferta de la bodega no es muy extensa, pero hay vinos canarios, y nacionales con un precio alto por botella. Cabe la posibilidad de tomar alguno de los vinos por copa.


Comenzamos la pitanza por un aperitivo que consiste en una Mini-tosta de Jamón Ibérico con salmorejo. Una pequeña combinación sabrosa.


El primero de mi pareja es una Ensalada tibia de Vieiras. Las verduras aliñadas se ven acompañadas de dos enormes piezas de vieira fresca y a la plancha, muy sabrosa la carne del molusco.


Mi primer plato es un Medallón de Foie de Oca caramelizado acompañado de ensalada. Excelente la textura lograda en dicha pieza, e intenso su sabor, combinado con el punto de agridulce del aliño de la ensalada.


El segundo de mi pareja, quizás es el plato mas logrado de la presente pitanza. Se trata de un Cremoso de Vegetales (espinacas fundamentalmente) con Wan Tun, acompañado de una salsa de tomate. La cremosidad del queso gratinado, con la suavidad de la pasta y los vegetales bañados en la salsa,  hacía que el bocado fuera cada vez mas apetecible a medida que avanzaba su degustación. Excelente el resultado.






Mi segundo consistió en un Medallón de solomillo a la sal acompañado de guarnición y cuatro salsas. La pieza de carne roja esta excelente, tanto por tamaño como por su excelente maduración para dejarla tierna, tierna en su textura. Quizás cogió un poco mas de salazón de lo necesario. Las salsas, sobre todo la exquisita Bearnesa, corrigieron en cierta manera el exceso.


Para acompañar la pitanza, nada mejor que un tinto Canario, de los que no podemos disfrutar tanto como quisiéramos por la ausencia de vinos canarios en las cartas peninsulares.
En este caso se trata de un Viñátigo 2009 (D.O. Ycoden Daute Isora), un tinto crianza, hecho a partir de uvas de la variedad Tintilla, maceradas durante 18 días a 25ª, y con una crianza de un año en barricas nuevas de roble francés Allier. Vino de capa media y color rojo picota con ribetes violáceos, destacando en nariz los aromas a tabaco y chocolate negro. Es boca el vino se muestra afrutado (frutos rojos maduros), con una presencia y un posgusto largos.

El servicio es excelente, sin esperas largas entre platos. El coste por persona se elevó hasta los 55 € por comensal. Dado que estamos en uno de los restaurantes de mas nivel de un hotel de cinco estrellas, se puede considerar normal, y en el mismo nivel que el Restaurante Dúo, de cocina de autor, o del Restaurante Nami Asian Bistro.

Diccionario de los términos de la cata