martes, 23 de abril de 2013

El Vino de la semana. Ex-equo: El Pecado 2009 y Guimaro B1P 2009





















Esta es la primera ocasión en que dos vinos ocupan ex-equo el lugar de honor y por tanto el comentario de la semana. Hay razones para ello.
La primera de ellas es que ambos dos son el mismo vino, producidos y embotellados ambos en la Bodega Guimaro de Pedro Rodriguez, si bien en la elaboración del mismo tuvo una intervención importante Raúl Perez. La mitad de la producción de este vino se embotella para Raul Pérez como El Pecado y va destinado fundamentalmente a la exportación en su mayor parte al mercado norteamericano, y la otra mitad va con la etiqueta de Guimaro B1P y se comercializa principalmente en el mercado nacional.


La segunda razón es que estamos ante uno de los mejores vinos nacionales y con un gran reconocimiento internacional, pues ha sido reconocido con las mas altas puntuaciones por diversos calificadores.
La tercera razón es que ya están empezando a despuntar los vinos tintos procedentes de Galicia en el panorama nacional e internacional. Si bien las D.O. Gallegas son los primeros proveedores de vinos blancos, únicamente  el 20 % de sus varietales son de uva blanca, mientras que el 80 % restante son varietales de una tinta, la mayoría de ellas desconocidas para el gran público, y que ahora empiezan a ser descubiertas a través de excelentes vinos.


Los viñedos de la Bodega Guimaro se hayan en el corazón de la Ribera Sacra, en la zona de Sober (Lugo), en empinados bancales sobre el río. La uva de la variedad Mencía recogida, se fermenta en conos de 5.000 Kgrs. de capacidad, y un 20% de estos racimos de uva van enteros, sin haber sido despalillados previamente. Para su reposo, el vino es llevado a barricas de roble francés de 225 l. para mantenerlo reposando en ellas durante 14 meses. El líquido resultante no se clarifica ni se filtra.

NOTA DE CATA

ASPECTO
Capa media alta. Color rojo picota intenso con ribete granate.

NARIZ
Gran intensidad aromática, en la que destaca la fruta rija madura junto con notas balsámicas y minerales. Presencia de aromas florales. La madera nos permite entrever notas de café tostado.

BOCA

Estamos ante un vino potente en boca, pero de paso franco y fresco por su excelente acidez. Es un vino complejo que nos entrega una fruta madura con unos taninos sedosos muy bien ensamblados y que se muestran progresivamente. El vino acaba en un largo postgusto final.

Raul Perez ya ha conseguido por dos veces que Robert Parker le otorge a este vino suyo 98 puntos, pero todo apunta a que esta añada va a superar las anteriores. Veremos si consigue de nuevo tan alta puntuación.



Diccionario de los términos de la cata