viernes, 15 de marzo de 2013

Picoteo de calidad en la Taberna Loaira. Pontevedra


El pleno casco viejo de Pontevedra, en la Plaza de la Leña, se haya ubicada la Taberna Loaira, perteneciente a la mismos socios que también regenta otro de los establecimientos de dicha céntrica Plaza, como es O Eirado da Leña, de Iñaki Bretal y Roberto Filgueira, perteneciente al Grupo Nove. Ya por lo pronto nos vamos situando, y pensando que estamos ante cocineros de altura, por lo que vamos a elevar el listón de las expectativas, y es que aunque el local es mucho mas modesto, no por ello lo tienen que ser sus elaboraciones, que vamos hoy a probar.
En esta casa tienen buena bodega, y además tienen un buen conocedor de vinos, que es Coya, por lo que seguro que nos recomendará algún vino interesante que piense que es merecedor de nuestra atención.


La carta ya se ve desde la calle, por si alguien aún duda de si entrar o no entrar en la casa. Es muy variada y tiene aportaciones muy interesantes, incluso alguna poco frecuente en establecimientos de este tipo, como es el caso de la lamprea ahumada.




Comenzamos disfrutando de unas espléndidas "Anchoas con crema de Queixo de Arzúa e olivas negras", el potente sabor de la anchoa y la suave cremosidad de la crema de queso. Una ensalada fresquita y bien aliñada para acompañar.  Buen comienzo.


La "Tempura de langostinos y verduras ecológicas", una fritura muy bien resuelta.


Unos exquisitos "Buñuelos de Bacalao", de nuevo una muy buena fritura que nos llega bien caliente (como debe de ser) y seca. Perfecta.


La sorpresa de la pitanza, "Lamprea afumada por nos...", un plato que no es facil de lograr. El que les escribe es el unico que se atrevió con el, pues ya se sabe lo que le pasa a una gran mayoría con la lamprea, que no les pasa por la garganta. Pero el bocado es una exquisitez. Una textura única y un sabor aún mas singular si cabe.


Un primer picoteo de carne a base de "Cordeiro Galego", un asado acompañado de verduras y unas patatas que estaban un poco secas y que yo cambiaría por otras que estuvieran por ejemplo guisadas, para que sean mas jugosas.


El segundo picoteo de carne consistió en un "Secreto de papada de ibérico" muy tierno y jugoso pero con mas de lo mismo en lo que a las patatas se refiere.


Tres postres para meter la cucharilla entre todos, a saber: "Crema de arroz con leite toffe", Chocolates" y "Cremoso de tetilla con compota". Cada
uno de ellos tuvo sus fans en esta pitanza.

Dos vinos nos recomendó Coya que probáramos, empezamos por el Tinto Finca Meixemán de la D.O. Ribera Sacra, es un Mencía elaborado junto a otras autóctonas hermano de el famoso El Pecado al que Robert Parker le dio 98 puntos, y que permanece doce meses en barricas usadas de roble Francés. Este vino procede de la parcela que le da nombre al vino, mientras que El Pecado procede de la finca Capeliños, ambas en la misma zona. Como curiosidad añadir que la Bodega Guimaro utiliza barricas usadas si bien las compra nuevas, pero ellos las envejecen antes de depositar sus excelentes vinos en ellas, ya que prefieren conservar el sabor a fruta fresca que identifica a los vinos de la Ribera Sacra, que no que la madera aporte en exceso al vino sus aromas y sabores que el vino no necesita.

El segundo vino que nos recomienda Coya es otro en el que intervino Raúl Pérez, como en el caso del anterior, pero procedente de otra Bodega y de otra D.O., cual es Monterrey. Se trata del Tinto Gorvia 2008 de A Quinta da Muradella. Un vino diferente, afrutado, fresco y quizás menos corpulento que el anterior, pero es un vino sabroso, con excelente acidez.

Loaira, como queda expuesto, es un sitio excelente para un picoteo de altura gastronómica. Los precios de las tapas y raciones se ven en la fotografía de la pizarra expuesta anteriormente, están ajustados a la calidad que se ofrece. En cuanto a la carta de vinos, pues está ajustada a la categoría de cada uno de ellos, y como tiene una buena colección de los mismos, pues se puede encontrar de todo, tanto en calidad, como por supuesto en precio.

La Taberna Loaira está en la Plaza de la Leña. Pontevedra


Diccionario de los términos de la cata