lunes, 14 de enero de 2013

Las Grandes Superficies Comerciales y sus marcas blancas. Capítulo II


Hoy en el Diario ABC viene un artículo sobre las marcas blancas de los grandes hipermercados que abastecen a nuestros consumidores.
En dicho artículo, vienen a confirmar la presencia de numerosas marcas tradicionales que se distribuyen por los diferentes lineales de los establecimientos. Por supuesto que esto es así. Pero también se afirma que "desde 2007, la facturación de la marca propia de los supermercados se ha impulsado hasta un 7%. Los productos de marca blanca representan el 43,8% de la cesta de la compra, según datos del informe «Scan trends» y España se alza como el mayor consumidor de marca blanca de toda Europa". 

Como consecuencia de la crisis económica actual, se está produciendo en los consumidores un cambio en sus hábitos de consumo, que les lleva a elegir la marca blanca en vez de la tradicional por su precio mas bajo, sin pensar en muchos casos si la calidad del producto es equivalente, y sin tener en cuenta el lugar de su procedencia.
La consultora PWC afirma en uno de sus informes que "es probable que muchos consumidores, especialmente los de menores ingresos, sean reacios a volver a gastar más en alimentos y ropa a menos que vean importantes beneficios tangibles en hacerlo", o dicho de otra manera: este cambio de tendencia tiende a consolidarse firmemente.

LOS PROVEEDORES E INTER-PROVEEDORES DE MERCADONA

Son inter-proveedores aquellas empresas que fabrican los productos de marca blanca (Hacendado, Deliplus, Bosque Verde y Compi) de Mercadona. Estas superan el centenar, sobre un total de mas de 2000 de sus empresas proveedoras españolas. No cita la procedencia de sus productos (Frutas, hortalizas, pescados, mariscos, carnes, aceites, lácteos, etc). Si cita algunas conocidas marcas como Cidacos (enlatadora de guisantes y espárragos chinos o peruanos y elaboradora de salsas de tomate entre otros), Quesería Menorquina (fabricante de sus quesitos), o Casa Tarradellas (embutidos y pizzas) y otras, pero de todos es conocido que esta empresa es la que tiene mayor presencia de marca blanca en sus lineales de entre todas las demás.
Tiene como proveedores a La Española para sus aceitunas, a Lactiber, Covap e Iparlat para sus lácteos, Martinez para los embutidos, Alacant para los helados, Persan para los detergentes, y otros proveedores nacionales de productos de droguería.

EROSKI

Eroski, la empresa de alimentación perteneciente al Grupo Vasco Cooperativa Mondragón, viene trabajando bajo marca blanca desde 1977, ofreciendo hoy en día mas de 1600 productos en sus numerosos establecimientos.
También tienen como no, conocidos proveedores nacionales, como Gallo que les fabrica sus pastas, Puleva, que les proporciona los batidos y otros productos, etc. Tampoco se dice nada de la procedencia de sus productos, principalmente de los frescos.
Son algunos de sus proveedores:
La Menorquina(Helados), Celta y Río para las leches, Kaiku para los yogures, Lactalis, Nestlé y Dhul para los postres, Hotchland para el queso rallado, Carretilla para el tomate natural, las salsas, los pimientos del piquillo y los espárragos, Isabel para las conservas, Nestlé para las leches especiales, Hojiblanca para los aceites, Pompadour para las infusiones, Dulcesol para el pan de molde, Goullón para algunos tipos de galletas, De laViuda y Estepeña en turrones y polvorones, dulcesol para la bollería industrial, Damm para las cervezas o Freixenet como proveedor de cavas.

HIPERCOR, SUPERCOR Y EL CORTE INGLÉS

Pues mas de lo mismo también en estos centros comerciales. Si bien hay una importante presencia de marca blanca en este caso, el predominio es para la marca tradicional. En estos establecimientos, casi están todas las primeras marcas en los lineales, en mayor o menor medida según los gustos de los consumidores de la zona, y esto si es un hecho diferencial respecto a los otros centros, como que también hay una mayor presencia de productos frescos de procedencia nacional. El artículo de ABC cita como proveedores de esta empresa a Mahou para las cervezas de su marca blanca, a García Baquero como proveedor de sus quesos en lonchas, o a Chocolates Valor. También están Campofrío para el jamón york, o Gullón para las galletas.

En la misma situación que estos últimos, se encontrarían los centros de Carrefour y Alcampo.


Dicho todo lo anterior, nos reafirmamos en lo expuesto anteriormente. Y esto es que el producto nacional se está batiendo en retirada, presionado por los precios mas bajos con que entran los productos foráneos: la leche francesa y holandesa, la carne argentina o irlandesa, los espárragos, alcachofas o guisantes peruanos o chinos, los frutos secos turcos o norteamericanos, las frutas y hortalizas del norte de Africa, los bananos de Centroamérica que sustituyen al  plátano Canario, etc., todo ello provocado por la crisis actual.

En relación a estos países, aquí se paga el combustible o la energía a precios mas altos, los salarios son mayores, los impuestos al valor añadido aumentan, lo mismo que las cotizaciones sociales que son mas altas. Los precios de los piensos para el ganado suben, y no se llegan a cubrir siquiera los costes de producción, y así podríamos continuar durante un buen rato. 

Como consecuencia de lo anterior, cierran muchas pequeñas empresas mientras las grandes reducen considerablemente sus plantillas, y con ello se esfuma el empleo, aumentan las cargas sociales y el nivel del gasto, lo que obliga a elevar el nivel de endeudamiento para cubrir el déficit y por ello a dedicar mayores porcentajes del presupuesto para pagar la deuda contraída y sus intereses, provocando una disminución del efectivo circulante. Si disminuye el consumo, caen las ventas y desciende por ello de nuevo, la carga de trabajo de las empresas, debido a las crecientes dificultades para dar salida a su producción. Se plantean así mas despidos, lo que hace que aumente de nuevo el paro, contribuyendo así  al desequilibrio de las cuentas, también por la reducción de los ingresos por la vía de impuestos y tasas, a causa de la menor actividad comercial.

Para equilibrar el presupuesto, se proponen nuevos recortes sobre la educación, la sanidad, la investigación y el gasto social, lo que hipoteca el futuro de las siguientes generaciones y empeora las condiciones de vida de los mas necesitados, provoca la desaparición de la clase media (los mayores consumidores), y aumenta el nivel de pobreza de los españoles, y a la vez, se diseñan nuevos impuestos y se aplican nuevas tasas en sectores que antes estaban exentos de ellas, como la Justicia, los premios de Lotería, la dispensación de medicamentos o el uso de los servicios sanitarios..., y ya tenemos completamente enroscada sobre si misma a la serpiente que además, se está mordiendo la cola. Todo este embrollo se asemeja a un laberinto que no parece tener salida.

Todos los expertos señalan que una de las salidas posibles mas eficiente para revertir esta situación, es por la vía de la estimulación del consumo, y sobre todo del consumo del producto nacional. El Estado puede tomar medidas en este sentido, lo mismo que los Gobiernos Autonómicos, pero el consumidor puede hacerlo también consumiendo inteligentemente, procurando elegir los productos con origen nacional y los elaborados en el país cuando sea posible, aun a costa de un precio algo mas alto si este se lo puede permitir, pues en caso contrario, esta diferencia la vamos a pagar de una manera o de otra. Lo cierto es que todos tenemos que colaborar en la medida de las posibilidades de cada cual, en la reversión de esta tendencia. Si así lo hiciéramos todos, veríamos mas cerca la salida del túnel en el que nos encontramos en este momento.

Diccionario de los términos de la cata