jueves, 24 de enero de 2013

La Industrial abre sus puertas en Santiago de Compostela


Recién iniciado el año, un nuevo establecimiento nos abre sus puerta en Santiago de Compostela. Se trata de La Industrial, que viene a ocupar tras una importante reforma el local en que anteriormente se ubicó el Restaurante de Toñi Vicente.


Gonzalo Concheiro Jr. y su equipo han creado un espacio alegre y desenfadado en el que nos presentan de manera muy original su oferta para picoteos y comidas ligeras tan del gusto del comensal de hoy en día . Tostas, ensaladas, croquetas, alguna pasta, alguna carne y de momento, ausencia de pescados en la carta. Postres de manufactura casera y una oferta de vinos que si bien no es muy amplia, si está conformada por caldos de calidad bien elegidos.


Nosotros iniciamos la pitanza con unas croquetas de boletus, de jamón y de cabrales. La bechamel estaba muy bien elaborada en cuanto a su cremosa textura y sabor en cada una de sus variedades. Perfectamente envueltas y bien fritas, llegando a la mesa bien escurridas, secas y calientes. Perfecta la fritura.


Por detrás del las croquetas viene el ceviche de langostinos, muy rico y sabroso. 


Nuevo ejemplo de una fritura bien resuelta, en el pulpo frito. Buena y crujiente envoltura, que se acompaña de un alioli .


Los huevos poché sobre pisto vienen presentados en una cazuelita con su tapa, de hierro esmaltado. Excelente la confección de la crema holandesa en la que se sumergen los huevos. Llegan a la mesa bien calientes, gracias a que el recipiente mantiene muy bien su temperatura. Muy recomendable este plato.


Todos los platos muy correctamente presentados, llegando a nuestra mesa a intervalos regulares y justo para sustituir un plato por el siguiente, y bien servidos.


Los acompañamos Con un Rioja Tinto Crianza excelente: el Luis Cañas 2009. Un vino que en su pequeña vida ya ha sido reconocido con altas puntuaciones y varios importantes premios. En mi opinión, estamos ante uno de los tintos con mejor relación calidad/precio del mercado Español. Es por tanto un vino que estará a la altura de los platos mas exquisitos, y por un precio que no dispara la factura final de la comida, lo que es de agradecer.





Para rematar la cena con algo dulce, compartimos varios postres entre las seis personas que éramos. Y así, nos trajeron:

  • Flan de queso
  • Semifrío de queso con membrillo
  • Fondant de chocolate
  • Filloas rellenas de plátano bañadas en chocolate caliente
Todos ellos de excelente manufactura. No llegamos a la tarta de manzana por los pelos, por lo que para la siguiente queda.

El local es pequeño, y si bien se reparte por dos plantas, la de abajo está dedicada a un estar para tomarse una copa tras la cena. La barra suele estar concurrida, y es habitual encontrar personas esperando a que quede un hueco en las mesas. A pesar de todo, no es un sitio ruidoso, y se respira un ambiente tranquilo.


La factura no es muy alta, sino todo lo contrario. Comiendo lo que comimos y bajando dos botellas de un excelente Rioja Crianza, no llegó a alcanzar los 120 €, es decir que salimos a casi 20 € por persona, lo que está muy bien.
Estamos por tanto ante un establecimiento en el que se puede cenar muy bien, cómodamente, bien atendidos y por poco dinero. ¿Se puede pedir mas?

La Industrial esta en: Avenida de Rosalía Castro 24. Santiago de Compostela
Teléfono de Reservas: 881 973 917
Web: http://laindustrialbar.com/
E-mail: info@laindustrialbar.com


Diccionario de los términos de la cata