domingo, 28 de octubre de 2012

Los Restaurantes del Hotel Resort Meliá Palacio de Isora (Tenerife)



PRÓLOGO, A MODO DE INTRODUCCIÓN

Conocía ya el Hotel Resort Meliá Palacio de Isora (Alcalá. Tenerife), de una estancia anterior dos años atrás. Fue estupenda la experiencia en todos los sentidos, pero me llamó ya en aquel entonces la atención, la calidad y la variedad de su oferta gastronómica.
Es por ello, por lo que decidí analizarla en profundidad en la siguiente oportunidad que tuviera, lo que se produjo hace un par de semanas, en que de nuevo me aloje durante un periodo de siete días en el Hotel en compañía de mi mujer, por lo que, armado con mi inseparable iPad, me tracé un plan para acudir a cada uno de los restaurantes con la intención de analizarlos para La Buena Pitanza, y para que aquellos de sus lectores interesados en el tema, se hagan una idea lo mas exacta posible de las posibilidades que ofrece este Complejo Hotelero.


Quiero mostrar mi agradecimiento hacia las personas que hacen posible que la experiencia gastronómica en cada uno de sus restaurantes o bares, sea tan gratificante, tanto por la calidad de su oferta, como por las atenciones dispensadas por cocineros y personal al servicio de las mesas, y especialmente a su Chef Ejecutivo, Alexander González, por su paciencia conmigo a la hora de proporcionarme la información que en diversas ocasiones le solicité, necesaria para la elaboración de este trabajo. A Roberto, el espléndido cocinero de Nami, gracias al cual, disfrutamos de una cena para el recuerdo. 
El haber podido entrar en las entretelas de este mundo complejo de la cocina, me ayudó a entender el tamaño de la tarea a la que se enfrentan sus profesionales todos los días.

EL RESTAURANTE LA TERRACE




Este exquisito restaurante a la carta, es exclusivamente para los clientes del servicio Red Level. En él no se permite el acceso a los niños, por lo que en un hotel en el que la presencia de numerosas familias con niños pequeños es un detalle importante, pues es de agradecer que exista un rincón en el que se pueda disfrutar de una cena tranquila.
Su cocina es de estilo internacional, pero son las fondues su especialidad. En mi caso, este establecimiento es mi asignatura pendiente. En los sitios donde uno ha disfrutado, es conveniente dejar algo por hacer, para de esta manera verse obligado a volver a él, por lo que habrá que disponer de una nueva ocasión a tal efecto. Para el próximo año será.

MARKET PLACE. GRILLE y POOL BAR



Ubicado al pie de la gran piscina de agua de mar, su carta ofrece una amplia variedad de snacks, sándwiches, hamburguesas, pizzas, así como un buffet de ensaladas. Es el restaurante mas económico del hotel, siempre que no se coma con vino, pero de este tema hablaremos en un capítulo aparte.
En este establecimiento solíamos hacer la comida del mediodía, de cuyos platos tenía fotos que se perdieron junto con el iPhone, una vez que me metí en la piscina con el aparato en el bolsillo del bañador, por lo que siento no poder ofrecerles las imágenes de los platos consumidos, y que estaban en la memoria de dicho artilugio.
En cuanto a la calidad de lo degustado, pues buena en lo que se refiere al buffet de ensaladas, y aceptable en todo lo demás. El servicio, rápido y muy eficiente, acortando así los tiempos de espera, dada la alta rotación que sufren las mesas a las horas de las comidas.

EL RESTAURANTE ITALIANO CLUB OCEAN



Se encuentra ubicado en la Plaza Atlántica del complejo hotelero, de la que se ve separada por una cristalera. En colores blancos y beiges, es muy luminoso, y únicamente está disponible para la cena.
Ofrece una amplia carta en la que se puede encontrar variedad de ensaladas, pastas preparadas con diversas salsas, pizzas, así como pescados y carnes elaborados a la manera de la cocina italiana.
Una de las noches cenamos en este establecimiento, habiendo elegido para la ocasión lo siguiente:
  • Carpaccio a la mostarda tradizionale

Un plato sencillo, bien presentado. Muy fino el corte de la carne, y no tan fino el del queso, cuyo fuerte sabor se hace demasiado presente por el grosor de su corte. Muy equilibrado el aliño.
  • Insalata Capresse



Un plato ligero y sencillo, correctamente presentado y elaborado, los tomates muy maduros y sabrosos.


  • Raviolis ala Carbonara con Panna


Excelentes, tanto la pasta con el punto exacto y su sabroso relleno, como la untuosa y rica salsa.  La ración fue abundante.
  • Risotto al Funghi

Otro plato de lograda factura. De rico sabor y untuosa textura, el grano en su punto justo, y de nuevo el Parmigiano cortado demasiado grueso. Le quedaría mejor una simple ralladura fina para no aportar tanto sabor, lo que desequilibra un tanto el plato.
  • Tortino al Ciocolatto

La porción de tortino que va acompañada de una bola de helado de vainilla. El baño de chocolate caliente, que proporciona el contraste de temperaturas que se añade al de sabores y texturas.

Esta cena en el Club Ocean elegida a la carta, entra en la opción de media pensión para los clientes que optaron por ella, por lo que solo se abona el importe de las bebidas. Nosotros en este caso, acompañamos esta cena con cerveza.

El servicio durante cena fue exquisito en cuanto a las atenciones recibidas, rápido y eficiente en que los tiempos de espera fueron cortos. El aforo estaba completo, con presencia de algunos niños que no revolvían, si bien alguno mostró ampliamente sus aptitudes de lloro o quejío, que diría un andaluz.

EL OASIS POOL GRILLÉ. LA COCINA MEDITERRÁNEA


·         Este local abierto y con vistas a la gran piscina, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de una cocina de mercado de estilo Mediterráneo, en que que destacan las carnes y pescados de gran calidad. Está disponible para comidas y cenas, y entra su carta en el menú de media pensión a excepción de los pescados de lonja y de las carnes rojas, si bien cuando se eligen estos, tienen un descuento en la factura. 
    Nuestra elección en esta ocasión, fue:
  • Ensalada de aguacates y gambas
  • Parrillada de verduras
  • Dorada a la plancha con papas arrugadas y mojos rojo y verde
  • Vino: Crater 2009. Tinto de la D.O. Tacoronte-Acentejo, hecho a partir de uvas Nistán Negro y Negramoll. Un vino de capa media, rojo picota con ribete violaceo, aromas de frutos rojos y confitados, redondo en boca, afrutado, con paso suave y posgusto largo. Un vino excelente, pero sobrepeciado en la carta, a la que dedicaremos un capítulo aparte.
No puedo mostrar las fotografías de estos platos por causa del hundimiento de mi iPhone relatado anteriormente. Añadir que en ocasiones, montan en un lateral de la terraza, parrillas de brasas para los asados, lo que les da un punto diferente.

NAMI. ASIAN BISTRÓ. LA COCINA JAPONESA.


Este precioso Restaurante exquisitamente decorado, en el que imponen las réplicas a tamaño real de las figuras de terracota, ofrece al comensal dos posibilidades, la de su carta especializada en cocina asiática, o la de disfrutar de la cocina japonesa en vivo y en directo en uno de los dos recintos para el Teppanyaki disponibles a tal efecto y con asiento para diez personas en cada uno de ellos, lo que recomiendo asertivamente, pues es todo un espectáculo el ver al Chef Roberto en acción. Nosotros elegimos esta posibilidad, que no entra en la opción de media pensión, pero para la que hay un descuento creo recordar del 25% de su coste. El precio del menú degustación del teppanyaki es de 70 € por persona, vino aparte, siendo el elegido por nosotros para acompañar la cena de nuevo el Crater 2009, para que no elevara en exceso la factura final. Nuestro menú consistió en:
  • Un aperitivo, Sushi frito en tempura de salmón, palitos de cangrejo, crema de queso y aguacate. Salsa de soja.

Este plato es una elaboración fruto de una fusión de las cocinas japonesa y europea, creación del chef, de compleja elaboración, excelente presentación y que proporciona un sinnúmero de matices a la hora de su degustación.
  • Ensalada de alga marina Wakame con un toque de miel de palma, mostaza y sésamo.

Un plato ligero y fresco, de nuevo muy bien presentado, y con un sabor especial proporcionado por el aliño con el que se bañaron las verduritas terrestres y marinas.
  • Sopa de temporada

Un caldo ligero sabroso y calentito en el que nadan las algas que humedecidas por el liquido, adquieren una textura especial y única. El caldo atempera el estómago para lo que sigue.
  • Selección de Niguris, Makis y Sashimi
    • Hosoman de pepino y aguacate.
    • Niguris de salmón y langostino.
    • California Roll.
    • Sashimi de atún rojo y salmón

Esta  plato cuya imagen se puede ver en la foto superior, es el mejor ejemplo del cuidado y la minuciosidad con la que se elabora la cocina Japonesa, y que en esta casa se borda. El cuidado con el que se limpian y se cortan los pescados y verduras, el punto de cocción del arroz, y la delicadeza con la que se monta el plato para que muestre esa cuidada apariencia. A la hora de saborearlo, ofrece un abanico extenso de mezclas de colores, sabores y texturas, para disfrutar lentamente, pieza a pieza de esta exquisitez de notable factura.

EL TEPPANYAKI


Para quien no haya estado nunca en uno, decir que Teppanyaki es un recinto dotado de una plancha la cual se ve rodeada por la mesa en la que se disponen los comensales, los cuales podrán disfrutar de la elaboración de los platos en directo y en contacto con el chef. Es todo un espectáculo contemplar el modo en el que se elaboran los alimentos, y un gozo el poder disfrutarlos a continuación mientras nuestro cocinero Roberto nos prepara el siguiente plato. Mostraré algún video para ilustrar esto.
  • Show Cooking 
Es impresionante la habilidad del cocinero en el manejo de sus herramientas, con las que es capaz de hacer complicados juegos malabares. Para ver el video en HD, pinchar el siguiente enlace: http://youtu.be/rIUKa38zGa0
  • Los langostinos al estilo Hibachi.

Es el primer plato preparado en la plancha, el adobo a base de salsas japonesas que se fue añadiendo mientras se preparaban, les da su peculiar y exquisito sabor. 
Se puede ver el video de su preparación, pinchando el siguiente enlace: 
  • El arroz frito, con huevo y verduras.
La que sigue, es la presentación final, del plato, un arroz diferente en cuanto a su punto y a su sabor, una forma distinta y deliciosa de degustarlo. Para ver la preparación, pincha el siguiente enlace: http://youtu.be/3btElbzaHFc

  • El Bogavante al estilo Hibachi, y en su propia salsa.
En el caso del bogavante, una bonita presentación en la que nos encontramos una carne sabrosa por el aliño que se le fue añadiendo a lo largo de su elaboración y que le confiere un peculiar y agradable sabor.


  • El Atún al estilo Hibachi y salsa Tonkatzu

Lo mismo podemos decir en el caso del atún rojo, el cual se le aplicó la plancha suficiente para cerrarlo por fuera y conseguir que cogiera el aliño a base de salsas japonesas, manteniéndolo poco hecho por su interior, conservando de esta manera todo su sabor, y manteniendo intacta la textura de la carne. Parece fácil, pero hay que saber hacerlo.
Se puede ver el video de la preparación de los dos platos anteriores, pinchando el siguiente enlace:  http://youtu.be/8YXZfgC11bM
  • Creppe con nata o helado de sésamo.
Una vez mas nos asombra la habilidad y rapidez con que nuestro cocinero nos elabora último de los platos del menú. La seguridad en todos sus movimientos, junto a la precisión en cada uno de ellos y su resultado final, confirmado por la degustación y disfrute de todo lo preparado por él, nos afirma en la convicción de la excelente cualificación del personal de cocina, de su gran preparación y profesionalidad, lo que unido a la cordialidad de estos con el cliente, nos eleva el grado de disfrute hasta límites superlativos. Se puede ver el video de la preparación, pinchando el siguiente enlace:  http://youtu.be/LXBk78qRweI


Finalmente añadir que la experiencia de cenar en Nami es de las que difícilmente se olvida. Las sensaciones visuales al verlo hacer, las olfativas de los efluvios procedentes de la plancha, las gustativas al comerlo, todo mientras Roberto nos explicaba el desarrollo del plato, la amabilidad en el trato de los camareros que nos asistían es lo que hacen a esta cena única, y no queda mas que darles las gracias a aquellos que nos han hecho felices por un par de horas.

DÚO. TAPAS Y GASTRONOMÍA


Dejamos para el último día, a modo de traca final, la cena en el Restaurante que representa el máximo exponente de la oferta del Hotel Resort, aquel en el que se desarrollan las mas modernas técnicas de la cocina actual que permiten a través de un alarde de creatividad elaborar platos que someterán al comensal a un buen número de nuevas sensaciones, por medio de la degustación de su Menú confeccionado para tal fin. Este está conformado por un aperitivo y cinco platos mas un postre. 
El restaurante únicamente abre para la cena, y esta no entra en la media pensión, pero al igual que en el caso de Nami, aquellos que la contrataron disfrutan de un descuento en la factura.
Dos locales diferenciados lo conforman, una parte dedicada a Bistró Bar, en la que se ofrecen tapas creativas de esmerada elaboración, y el Restaurante a la carta propiamente dicho.
En el transcurso de nuestra cena tuvimos la sorpresa de una actuación de una soprano y un cantante que estaban sentados en una mesa detrás nuestro y que nos ofrecieron dos piezas, una de opera y otra de canción ligera. La calidad, la calidez de la prodigiosa voz de la soprano y de su compañero además de la excelente interpretación por ambos, fue un regalo para nuestros oídos, que ensancharon la experiencia de la presente cena. Y vamos ya con el menú degustación.


Con el pan, sirven un plato con mantequillas variadas en concreto, a la sal, a la albahaca, a la remolacha y a la mostaza.
  • Aperitivo. Sopa fría de manzana y tomate, con bogavante, verduras, fresas y aceite de oliva virgen extra.






La mezcla de los sabores del tomate y la manzana con la punta de acidez de esta última, es una curiosa combinación a la hora de acompañar la molturación de los trozos de bogavante con la compacta textura de su carne. Muy rico plato



  • Entrante del Chef. Gazpacho de pepino y uva, acompañado de aceite de albahaca, pistacho y anchoa.

Viene detrás otra curiosa combinación, esta vez el pepino y la uva, pero el pepino, que a mi especialmente no me gusta encontrar en un plato, casi pasa desapercibido en esta ocasión para mi beneplácito.
  • Flan de Foié y miel de palma, con suave nata montada y especias.




Sorprendente Foié que se se suavizado por la rica miel de palma que le aporta un sutil toque dulce.

  • Tartita de hojaldre casero con Duxelle de Champignones, setas y trufas.


Exquisito el relleno de la tartita, un bocado de largo postgusto.
  • Merluza con salsa verde en texturas.


Una gruesa pieza de merluza fresca, cocida al vapor a baja temperatura y perfecta en lo que a su punto, textura y sabor se refiere, dada la alta calidad del pescado, que bien podría haber salido de la Lonja de La Coruña. 
  • Guiso de carrilera en salsa de callos con migas crujientes de pan.


Este plato que mas tiene que ver con la cocina tradicional que con la creativa, tiene su mejor elemento en la sabrosísima salsa de callos. Bueno el punto de la carne, no así las dos patatillas que lo acompañan, muy secas y de difícil paso,
  • Mousse de Frangollo con crema de pasas, acompañado de un Toffe de miel de palma y chocolate blanco, sobre tallarines de yema de huevo y helado de canela.




Una complicada elaboración de extensa descripción en la cual destaco la pieza de Toffe de miel de palma, por su textura y peculiar sabor.

  • Vino: Tinto Ribera del Duero Aalto 2007.
Dúo posee una carta de vinos diferente y extendida hacia los vinos de gran calidad, y por supuesto de elevado precio. En ella hay una mayor variedad de vinos internacionales, y de los nacionales mas valorados, pero con un sobreprecio importante que los lleva a igualar en algún caso el coste de un buen Rolex, por poner un ejemplo. En algún restaurante con tres estrellas en la Guía Michelín se puede encontrar el mismo vino por un coste bastante menor. 

Resumiendo, una propuesta interesante, diferente a la que en el mismo local habíamos degustado dos años atrás, cuando este era el Calima, quizás mas sencilla y puede que menos sofisticada que en el anterior, pero no menos interesante y rica en matices. Una excelente cena.

EL BUFFET PANGEA

Una de las dos salas principales
Y dejo para el final en que es el principal restaurante del hotel, motor de la alta gastronomía del mismo, el que da el mayor número de comidas y tiene mas personal, tanto en cocina como en sala a su servicio. 

Pangea Red Level
Con sus numerosas mesas distribuidas en tres grandes salas, una de ellas exclusiva para los clientes Red Level, mas las mesas que ocupan parte de la Plaza Atlántica, todo ello está perfectamente dimensionado para que en los días en los que el hotel está lleno, cualquier cliente en cualquier momento tenga acceso inmediato a una mesa para celebrar su comida, y todo ello atendido por un enjambre de eficientes camareros, pendientes de la mas mínima señal para acudir en ayuda del cliente que la solicita, o para retirar un plato o preparar la mesa para una nueva ocupación.

El mostrador de las verduras para ensalada
El buffet está dispuesto en la zona central de Pangea, en dos cuerpos cuadrangulares a un lado y a otro de un ancho pasillo central, y con dos zonas laterales de buffer caliente, en las que se disponen las planchas y demás elementos en los que los cocineros elaboran ante el cliente los platos que les solicitan. 

Mostrador de embutidos y quesos
Amplios pasillos separan las diferentes áreas, permitiendo la cómoda circulación de los clientes sin chocar unos con otros, con su plato en busca del alimento de su preferencia.

El mostrador de mariscos frescos del día
Según me cuenta  Alexander Gonzalez, Chef Ejecutivo del Complejo Hotelero, a hotel completo, cada día se sirven entre todos los restaurantes mas de 3000 comidas, disponiendo para ello en cocinas de mas de 100 personas a su servicio para sacar adelante cada día la tarea de la que es máximo responsable, y en los tres servicios que cada día tiene que prestar, el desayuno, la comida del mediodía y la cena, con una disposición diferente en el buffet para cada una de ellas. 

La mesa con los pescados frescos del día
Para darnos una idea de lo que se necesita para cubrir las necesidades de las cocinas, cada día se consumen 220 Kgs. de patatas y 466 Kgs. de naranjas, una tonelada de bacon cada mes, mas de 32.000 botellas de agua  y de 7.000 de vino de la casa en el mismo periodo, 2.250 botellas de champagne Veuve Clicquot al año, lo que nos da una idea mas aproximada del tamaño de la hercúlea tarea a la que se enfrentan los profesionales de cocina cada día, y ello observando los mas estrictos criterios de calidad en la adquisición, almacenamiento, manipulación, preparación y distribución de los alimentos, para que estos lleguen a sus comensales en perfecto estado.

El mostrador de panes y mantequillas
 Al buffet de accede por una única entrada, en la que cada cliente es recibido por el personal correspondiente, que de inmediato les asignan mesa a la cual son acompañados por uno de los camareros; a partir de ahí, ya se pueden dirigir cada uno de ellos hacia los mostradores a retirar la comida de su elección, dentro de la amplia variedad de posibilidades para hacerlo. No está incluida la bebida, que habrá que solicitar aparte y abonar después, incluyendo el agua.


Zona de preparación de platos calientes
Las cenas en Pangea entran a formar parte de la opción de media pensión cuando esta ha sido elegida por el cliente. Lo mismo para las comidas en el régimen de pensión completa.

Una de las dos zonas de platos calientes
La zona destinada a los clientes Red Level, se ubica al fondo de Pangea, en una preciosa terraza con vistas al Jardín Tropical, y es una zona exclusiva para adultos.

La zona de alimentos cárnicos
En lo que se refiere a la bodega y a la carta de vinos y bebidas, decir que es la misma que para el resto del hotel a excepción de Dúo. La Carta es variada, con presencia de vinos canarios de las diferentes zonas, nacionales de la mayoría de las Denominaciones de Origen, y algunos internacionales, pero con notables ausencias, algunas de las cuales ya han sido citadas anteriormente.

Mostrador de ensaladas. La zona del Gazpacho.
Pero no quiero dejar este apartado sin tocar dos temas en torno a él. El primero es la organización de la carta en si. Como decía, nos muestran la misma tanto en Market Place, como en el Club Ocean, sin tener en cuenta que uno es un Grill y el otro un italiano, no reflejando esta peculiaridad en su oferta de vinos. 

Mostrador de ensaladas preparadas
Esto es lo que hace imperdonable que en el restaurante italiano la carta no  ofrezca la posibilidad de acompañar la cena de un Chianti, por ejemplo. O que en el Japonés no haya un solo Sake para acompañar al sashimi degustado. 

La paella bajo la lámpara de calor
Estas ausencias deberían ser corregidas de inmediato, de tal manera que la carta de cada restaurante debería de ser singularizada en función del tipo de cocina que ofrece y de su nivel, lo que no quita que la gestión de la bodega se pueda mantener unificada.


La fruta en sus mostradores y frigos
El segundo aspecto al que me quiero referir, es el de los precios de los vinos de la carta, y que me parecen a todas luces injustificados por la diferencia existente con los de otras cartas de establecimientos similares, y lo voy a documentar con un ejemplo. En el mes de mayo pasado, estuve cenando en el Restaurante Londinense Dinner, del hotel de cinco estrellas Mandarín Oriental Hyde Park, que regenta Heston Blumenthal, y que está considerado como uno de los 10 mejores restaurantes del mundo.

Uno de los mostradores de postres. Pasteles y tartas.
Pues bien, la cena en dicho restaurante, estuvo acompañada por una botella de Numanthia 2008, un tinto de la D.O. de Toro por el que pagamos al cambio  92 €, seis menos de lo que cuesta el mismo vino en cualquiera de los restaurantes del hotel. Este precio puede estar justificado en un restaurante de alto nivel como La Terrace, o Dúo, pero no se puede pedir el mismo precio en Market Place o en Pangea, ya que el nivel del restaurante y de su servicio, no es el mismo que en los casos anteriores, por lo que considero que el precio se debería de considerar como excesivo, y proceder por tanto, a su ajuste.

Lateral del mostrador de postres
Concluyo por tanto que, cambios en la individualización de la carta de cada restaurante por una parte, la inclusión de  vinos según el tipo de cocina de cada uno de ellos por otra, y el ajuste de los precios según el nivel del restaurante en que se consumen y el servicio de vino que se presta, ayudarían a presentar a los clientes del hotel una carta de vinos con una oferta mas justa y equilibrada.

EPÍLOGO. A MODO DE CONCLUSIÓN.


Atardecer en la piscina de agua dulce del Hotel
He procurado exponer de manera amplia y evitando extenderme en demasía, todas las peculiaridades que encierran todos y cada uno de los Restaurantes del Complejo Hotelero, describiendo la oferta de cada uno de ellos, combinándola con fotografías en los casos en los que disponía de ellas, para que los lectores interesados puedan valorar por si mismos lo que Meliá ofrece en este Hotel. Mi estancia en el Hotel, ha sido muy gratificante en las dos ocasiones en las que tuve la oportunidad de alojarme en el, disfrutando de nuevas experiencias gastronómicas, siempre atendido por un personal con un alto nivel de profesionalidad, muy afable y correcto. Todo ello hace del Hotel Resort Meliá Palacio de Isora uno de los mejores establecimientos de alto nivel del país y fuera de él para el descanso vacacional. En definitiva, es una buena elección.

Diccionario de los términos de la cata