domingo, 11 de noviembre de 2012

El Restaurante Texturas Galegas de Santiago de Compostela. Unas propuestas muy interesantes a un precio excelente.

Fachada exterior del restaurante
Hace año y medio, mas o menos, que Javier Montero comenzó una nueva etapa abriendo restaurante en la Ciudad en la que se formó, en Santiago de Compostela, pues del Centro Superior de Hostelería de Galicia procede, habiendo además trabajado con los Chefs Compostelanos Toñi Vicente y Marcelo Tejedor. Tras haber trabajado unos años en Restaurantes propios en La Coruña, ahora podemos disfrutar en nuestra Ciudad de su buen hacer, al haber abierto nuevo restaurante en Rúa Algalia de Abaixo, frente con frente donde estaban los antiguos Juzgados.


En dos zonas están repartidas las mesas; a la entrada, la barra con algunas mesas altas en su proximidad y mesas normales en el resto, y una zona mas alejada del bullicio de la barra en la cual se ubican el resto de las mesas. Las mesas del comedor bien vestidas. Las de la zona de la barra, sin mantel, a excepción de la mesa redonda, la mejor del local con asientos muy cómodos que invitan a una larga sobremesa, y ambiente generalmente tranquilo.
Su carta nos ofrece una buena variedad de tapas frías y calientes y raciones que no superan la barrera de los 12 €, (salvo el Boi con pataca confitada e pementos). Entre estas últimas podemos elegir entre una variedad de ensaladas, arroces o pastas preparadas de diversas maneras, o los tres tipos de tixolas existentes en su carta, para cerrar con sus originales postres . Una carta no muy extensa de vinos, pero en la que hay cosas interesantes, a un precio contenido para acompañar nuestra comida.

Mención aparte merecen sus originales menús para dos personas. Estos están conformados por cinco platos y dos postres por un precio de 30 € en total, bebidas aparte. Y esto fue lo que elegimos nosotros, que éramos tres parejas, por lo tanto pedimos 3 menús para los seis al precio de 30 € cada uno. Lo acompañamos de un excelente vino de pago, cual es el Pago Florentino 2008, un tinto de la D.O. Castilla la Mancha, hecho a partir de la variedad Cencibel y criado en barricas nuevas de roble francés.


Se trata de un vino espeso, con una capa muy oscura de color rojo picota con ribete violáceo. Aromas a fruta muy madura (ciruelas, moras), tras las que asoman los aromas aportados por el roble. Al probarlo, llena la boca. Es un vino potente, balsámico, pero a la vez aterciopelado, con taninos muy bien integrados. Se va después lentamente con un largo posgusto final, y todo ello por un precio de 18 € la botella. Una recomendable elección para los que gustan de un buen tinto. Pero volvamos al menú.


Comenzamos con los dos primeros platos. Por arriba, en la imagen superior, se ve la ensaladilla de gambas, y bajo esta el carpaccio con queso gallego, ambos bien resueltos y presentados.


Le llega después el turno a unas enormes zamburiñas a la marinera (tres para cada uno), sabrosísimas "per se", pero muy bien acompañadas por la salsa preparada para la ocasión.


La tixola de sobrenombre "Montaña", esta conformada por unos huevos rotos acompañados de chicharrones y quesos gallegos. Un plato contundente, en el que destacaba el sabor de la carne.


Le llega ahora el turno a la Cestita de rabo de toro acompañada de verduritas. El guiso de rabo de toro dentro le la bolsita de pasta brie, jugoso, sabroso y tierno de textura en contraposición con el crujiente de la pasta brié, combinado con la mezcla de colores y sabores de las verduras acompañantes. Perfecto el plato.


Si bien en la carta pone que con este menú dan dos postres, nosotros únicamente disfrutamos de uno solo, el que se ve en la imagen superior y que son unas natillas de chocolate blanco, con helado de vainilla, manzana asada y espuma de piña. Muy fresco y rico. Otro día veremos si tenemos mas suerte y probamos un segundo postre.


En resumen, todo esto, multiplicado por tres y repartido entre seis personas por 90 €, a los que hay que sumarle una botella de cava y dos de Pago Florentino, el pan, el agua, los cafés, y tres gin-tonics de G-Vine, lo que llevó la factura hasta los 177 €. Dicho de otra manera, este menú por 15 € por persona, tiene una  relación calidad/precio difícilmente superable.
La atención por parte del personal fue excelente, y quizás, por raro que parezca, si salieran los platos de la cocina un poco mas despacio, los hubiéramos disfrutado mas, pues casi no nos daba tiempo a acabar un plato, cuando ya teníamos encima de la mesa el siguiente esperando.

La Vinoteca-restaurante Texturas Galegas está en: Rúa de Algalia de Abaixo 33. Santiago.
Teléfono: 881 168 228. Móvil: 677 857 403
Web: http://texturasgalegas.com/seccion.1.php
E-mail: info@texturasgalegas.com

Diccionario de los términos de la cata