domingo, 17 de junio de 2012

Regreso desde Asturias a Galicia: comemos en O Lar, en Foz

Fachada de O Lar, en Foz
En el camino de regreso a Galicia desde Gijón, nos dan las dos de la tarde cruzando el límite entre las dos regiones, por lo que decidimos dejar la Autovía, a la que cada vez le falta menos para que esté rematada de cabo a rabo, y acercarnos hasta el puerto de Foz, en busca de sitios nuevos. Al aparcar el coche en la plaza del puerto, vemos este restaurante y decidimos probar en el, pues tiene un comedor en la primera planta con excelentes vistas sobre el puerto, y de comer..., pues ya veremos como nos va.


No hay mucha gente en la sala y el ambiente es tranquilo. Mucha luz entra por los amplios ventanales, pues el día es espléndido. 


Una mesa bien vestida y un asiento cómodo, pero nos llama la atención un artilugio depositado encima de la mesa, que nunca antes había visto, y que sirve para llamar al camarero tocando el botón de la campana o para pedir la factura tocando el botón del €. Curioso, pero que en esta casa hace falta, pues el camarero se despista por las estancias y no se le ve cuando se le necesita.
Tras ojear la carta, y decidir la pitanza, esto fue lo que sucedió.



Empezamos con unos fritos de Camembert como entrante que venían acompañados de una mermelada de fresa y de bote. La fritura estaba bien resuelta, pero el acompañamiento parecía demasiado simple, pues siempre se puede mejorar el plato elaborando en cocina algún acompañamiento dulce para completar el plato y hacerlo mas "de la casa".
Como no queríamos comer mucho por aquello de la conducción, pues rematamos la comida con un pescado, que en el caso de mi mujer fue un Sargo a la plancha y el el mío un rape guisado.


El sargo tenía una pinta excelente, y era muy fresco, pero su punto de plancha era inadecuado, pues venía poco hecho, a pesar de que la imagen no hacia presagiar esto. Por fuera la piel viene tostada, pero por dentro la carne esta medio cruda y sonrosada, lo que la hacia difícil despegarla de la espina. Es decir, que se depositó el pez sobre una plancha caliente en exceso y manteniendo a este poco tiempo sobre la misma para que se terminara de hacer. Que pena, y esto en un pueblo pesquero...


Mejor suerte corrió el guiso de Rape Mariscado O Lar, dos buenos trozos de rape acompañado de langostinos, gambas, almejas y media nécora que le dieron un estupendo gusto a la salsa que bañaba todos los ingredientes. Un notable para el guiso.



Con la tarta de la casa rematamos una comida, con agua embotellada como bebida, pues había que conducir, por un precio de 25 € por persona.
O Lar puede ser un sitio de parada y fonda aceptable cuando cuiden el punto de los platos que preparan, sobre todo a la plancha, y cuando estén un poco mas pendientes de los clientes.

El Restaurante O Lar de Foz esta en:
Plaza del Conde Fontao 3.  Foz. Lugo
Teléfono: 982 140 829

Diccionario de los términos de la cata