viernes, 30 de marzo de 2012

Un Restaurante, la Marisquería Río Ulla de A Coruña. Un plato: el Salpicón de Marisco.

Ya que viene mi hermana invitada por mi para asistir al Concierto de la Sinfónica de Gotemburgo bajo la dirección de Gustavo Dudamel, y dado que desde hace tiempo vengo siendo su invitado a los conciertos a los que asisto en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, siendo acogido por ella en su casa, pues es hoy el día de corresponder a su amabilidad invitándola además del Concierto a una buena cena, para lo cual elijo la Marisquería Río Ulla, pues a ella le encanta el salpicón de marisco y no se me ocurre mejor sitio que supere a esta casa en la preparación de este plato en concreto.

Nos recibe Jacinto con su amabilidad acostumbrada y su particular bienvenida de "vayan dos croquetas de cigala por persona por delante para abrir boca"(10 € en total), mas unos trozos para probar de empanada de centolla con angulas que estaba de muerte mortal.

Las Cigalas de la casa...
No queríamos cenar mucho mas que el salpicón, pero nos enseñó unas cigalas que ya no permití que volvieran a la cocina. Nos trajo tres, pues además de mi hermana y yo también nos acompañaba mi hijo, por lo que a una por barba nos tocaba y nos llegó, pues cada ejemplar rondaba el medio kilo, superándolo la que se ve en la parte superior de la imagen. No solo eran hermosas las cigarras, sino sabrosas a fe cierta.  Llenas y jugosas, perfectas para la ocasión, pues la agasajada bien que las disfrutó al punto que hasta ni la mas pequeña fibra de carne en sus káskaras dejó. El coste de las cigalas fué de 84 €

El Salpicón de la casa...
Venía manteniendo una polémica con mi amigo Peru sobre cual era el mejor salpicón de Galicia, el apostaba por es de Río Ulla, mientras yo pensaba que el de El Refugio era mas rico. En ambos casos la calidad del marisco esta por encima de parámetros que se puedan considerar normales, difiriendo en su forma de preparación, pues mientras en El Refugio lo acompañan de una suave y cremosa salsa, en el Río Ulla solo le añaden yema de huevo cocido tomate pelado y maduro y un buen aceite de oliva, sin mas. Hoy ya me decanto definitivamente por esta preparación sin desmerecer para nada a la otra, pero me pongo del lado de mi amigo Peru y le digo: "tienes razón". La ración que en el plato se ve es para tres personas y es mas que suficiente para que nos sintamos plenamente satisfechos de la pitanza para la que se utilizó un lubricante de un buen tamaño, lo que se ve por el tamaño de las tajadas en comparación con el de las rodajas de tomate. Añadir que el precio de los platos va en función del peso del marisco empleado para la confección del mismo y según mercado. En este caso el coste de la fuente fue de 97 €.

Para acompañar estos mariscos había que elegir un vino a la altura, albariño que  es el que le gusta a mi hermana. 

Encontre una buena elección el Nora da Neve 2007 (34 €), producido por las Bodegas Viña Nora, de As Neves. Un blanco fermentado en barrica y criado durante 7 meses en barricas nuevas de roble francés. Un vino complejo en aromas y sabores, de un color áureo intenso con intensos aromas frutales y a hinojo. En boca es equilibrado y fresco con un agradable punto de acidez y una larga presencia en la misma. Este caldo dada su acidez ha de permitir su guarda aun durante bastante tiempo en bodega,  en que bien puede mejorar todavía mas sus cualidades olfativas y organolépticas, por lo que es una buena opción de compra para disfrutar en tiempos medios de futuro.

Cierra la pitanza unas cañitas y una filloa (12 €) rellenas de crema pastelera, las cañas frías, la filloa caliente. Un excelente colofón a esta cena de agasajo a mi hermana Belén que bien se lo merece por tanta lata que le doy, y con tanta frecuencia.

Queda claro por tanto que, en mi opinión y en la de Peru, el mejor salpicón en Galicia es el de la Marisquería Río Ulla de A Coruña.


    

Diccionario de los términos de la cata