domingo, 11 de marzo de 2012

Un "Picoteo" para buenos paladares en O Curro da Parra

Zona de "Picoteo" de O Curro da Parra
     O Curro da Parra es un pequeño y acogedor establecimiento ubicado en el Casco Viejo Santiagués próximo a la Plaza de Abastos de la Ciudad y a la Plaza de Cervantes. Se reparten sus instalaciones en dos plantas: en la planta baja se encuentra la cocina y la zona para picotear y tomar vinos, estando la planta superior dedicada a comedor, para cenas o comidas mas formales.
     Se podría definir a la cocina de O Curro como de producto fresco de mercado, elaborada y presentada con esmero, siendo sus propuestas imaginativas y equilibradas en su concepto, sin que estas se alejen en demasía de la cocina tradicional gallega.


 Pero hoy no vamos a hablar de sus propuestas en carta, sino de lo que se puede picotear en el bar. Para ello nos ofrecen un vino Tinto procedente de las Tierras de Toledo, de igual nombre que las Bodegas de donde procede, Ercavio 2009. El vino está hecho al 100% con uvas de la variedad Cencibel (tempranillo), y es un caldo sorprendente por la profundidad de sus aromas y sabor a pesar de ser un vino de los "de cosecha", es decir, económico que permite que en muchos locales se pueda servir por copas, y ello a pesar de ser un producto reconocido por la Guía de Robert Parker con mas de 90 puntos. Viene con este vino una tapa ofrecida por la casa consistente en medias patatas cocidas con una punta de Ali-Oli, sabrosas las patatas, aunque quizás por su correosa piel no fueran las mas indicadas para poderlas comer sin haberla retirado previamente. De esta bodega proceden una serie de vinos de notable calidad. Este Ercavio 2009 que es de los mas económicos, ya tiene un bouquet serio y de cierta complejidad. En la casa tenían otros dos: uno llamado El Señorito de Ercavio, un vino de Pago 100% tempranillo, y un tercero llamado La Plazuela, que es el de mas alta gama y precio de esta bodega. Nosotros optamos por seguir elevando el tiro al siguiente tramo, es decir, continuamos con El Señorito.




 
    Sale este vino de la cosecha del mismo año 2009, como en el caso anterior, monovarietal de cencibel, y con algo mas de tiempo en barricas de roble francés. En nariz presenta aromas de frutos rojos (cerezas), especiados y tostados. En boca aparece de nuevo el sabor de frutos rojos y una nota de regaliz. El paso es suave y su mantiene largo en boca.
     Habrá que probar los otros dos vinos de esta casa, La Plazurla con un 20% de presencia de garnacha, yLa Meseta con una mezcla al 50% de cencibel y syrah.

    Y a partir de aquí digamos algo del "picoteo" que pedimos, y que a continuación muestro.






Caramelos de queixo fresco...
     Se comienza por unos "Caramelos de queixo fresco, langostino y vinagreta de maracuyá". Un exquisito bocado que reúne el solito toda una sinfonía de texturas y sabores que se entremezclan en boca: el crujiente de la pasta filo frita, con la cremosidad del queso caliente y la textura consistente del langostino, así como la mezcla de salado-acido-dulce del maracuyá que lo hacía agradable y ligero. Una matrícula para este rico bocado.

Salmón marinado e Guacamole
    Al caramelo le sigue otro bocado fresco y ligero, cual es unos taquitos de Salmón marinado acompañados de una pasta de guacamole, una simple y efectiva combinación muy del agrado de los cuatro que compartimos la tapa.

Tosta de Bacallao...
    Viene detrás una "Tosta de Bacallao e Black Alio-Oli", piquillo, bacalao, una espesa salsa negra hecha con tinta de calamar y de peculiar y agradable sabor. Una combinación muy bien resuelta. Un notable para la tosta.

Mini-burguer con Foié
     A continuación viene la tapa fuerte, y que es una "Mini-burguer de tenreira galega, foié caramelizado e ali-oli trufado", en la que al foié casi lo hace desaparecer el poderoso sabor de la carne de la mini-hamburguesa, que no por ser pequeña dejaba de ser muy sabrosa, lo que desequilibraba un poco el bocado dejando un poco de lado al delicado foié.

     Y a partir de aqui, comienza el picoteo dulce también compartido. Tres postres llegaron juntos a nuestra mesa, a cual mejor y mas rico.


Filloa...
     Una nueva matrícula, y esta vez de honor se va para la "Filloa con muselina de limón e Coulís de fresa", finísima la filloa rellena de la muselina, acompañada por las tiras de manzana y el caldito de fresa, mezcla de agridulces y texturas. Una exquisitez de la casa.

Cheesacake...
     Vistosidad la del "Cheesacake con espuma de frutos roxos". Untuosidad de la crema de queso con su sabor característico con el agridulce de la liviana espuma de los sabrosos frutos. Un Notable.

Coulant de chocolate...
     No hay dos sin tres, y le toca el turno al "Coulant de chocolate e xeado de iogur Griego", que como los demás postres estaba a la altura. Tanto el chocolate en su punto de calor, como el helado en el de frío y ambos con la adecuada textura de cremosidad, en una mezcla muy bien equilibrada de nuevo. Otro notable alto concedido unánimemente por los cuatro que lo disfrutamos.

     
     Picotear es ingerir bocados pequeños. Se cambia cantidad por variedad, y al final resulta que uno ha cenado lo suficiente, pero disfrutando de la degustación de una buena variedad de platos. En el presente caso, este picoteo se acompañó de dos vinos de distinto precio, y al final se puede ver a la izquierda en la imagen, la cantidad abonada. Si le quitamos el vino, no llega ni a 10 € por persona, lo que hace que en este caso O Curro da Parra presente una relación calidad/precio imbatible, y ya no solo por el importe de la minuta, sino sobre todo por la altísima calidad de sus tapas. Es toda una gozada el acercarse por esta casa y disfrutar de su cocina.

O Curro da Parra está en la Rúa Travesa 20. Santiago
Teléfono de reservas: 981 55 60 59

Diccionario de los términos de la cata