domingo, 11 de marzo de 2012

Nueva visita al Restaurante Loliña, en Carril (Vilagarcía de Arosa)

    Estamos a 10 de Marzo, hace un día espléndido en Galicia y por ende en la Ría de Arosa. Son las 14:30 y la temperatura exterior es de 26,5º C. según marca el termómetro del coche. En estos tiempos y en manga corta paseando por el Paseo Marítimo de Vilagarcía en dirección al Restaurante Loliña. Nada mas llegar a su altura, nos encontramos a Maite y a Jose María en el jardín próximo sentados en un banco y tomando el Sol, mientras espera que vayan llegando los clientes. Es pues que nos quedamos charlando un rato con Maite, pues Jose María entra en el Restaurante para comprobar que todo está listo y en orden para la función del día.
    Cuando los días son tan calurosos, todos buscamos los sitios frescos pues es donde se está mejor. El interior de Loliña es uno de ellos. Sus gruesas paredes de piedra hace que la temperatura del interior del establecimiento sea la ideal en esos casos, sin que sea necesario tirar del molesto aire acondicionado con el que a veces se pasa frío. Este no es el caso, y en Loliña nos encontrábamos a resguardo del calor exterior y tan ricamente prestos ya a degustar los tradicionales manjares salidos de sus fogones, entre los que no podía faltar la vieira y el Rape "Loliña", que tanta fama le han dado a esta casa.

El aperitivo: Empanada de sardinas
    Nos trae Jose María junto con el vino, una botella de rico Ribeiro Viña Mein, dos buenos trozos de una empanada de sardinas recién hecha, con una pinta estupenda y mejor sabor para abrir boca, a modo de aperitivo. Estaba la empanada de sabrosa y jugosa como para olvidarse de lo demás que habíamos pedido y seguir hasta acabarla. Sobresaliente. ¡Que gozada!

Una buena ensalada para acompañar...

    Llega a la mesa una buena fuente de ensalada para acompañar lo que viene detrás, y que desde la Mar Océana, y pasando previamente por los fogones de esta casa está a punto de hacer compañía a lo que de la huerta procede.

La Vieira al Gratén
   Va por delante abriendo paso la espectacular y rica vieira, reina de los moluscos que la inagotable Ría de Arosa produce para deleite de todos, y que tantos recursos proporciona a sus ribereños. Notable.

Rape "Loliña"

    Tras el marisco de la concha del peregrino, llega la especialidad de la casa: el Rape Loliña. Mínimo dos personas, para acabar con una ración. En este caso vienen dos, y hacen falta cuatro personas mejor que tres para dar buena cuenta de la marmita, y es que las raciones de esta casa son de Regimiento de Infantería, y esto conviene tenerlo en cuenta a la hora de pedir, pues sino hay que asentir al ofrecimiento de Jose María de un Tupper para llevar a casa los restos, que en verdad llegan para una buena cena para dos, y es que además el guiso está para chuparse los dedos. Dos buenas tajadas de rape que hacen cuatro medallones de rico pescado. Una matrícula de honor para este plato.
    Ya nos habíamos referido a este guiso en ocasión anterior en la que escribí sobre el en La Buena Pitanza,(http://www.labuenapitanza.com/2010/06/la-excelencia-en-la-cocina-tradicional.html), pero es de los platos que a uno le gustan mucho mucho, y que de vez en cuando entra mono de regresar aquí para disfrutar de este manjar de nuevo. Tengo unos primos en Madrid que todos los años vienen a Galicia y no regresan sin disfrutar de su vieira y su rape. A ellos también les pasa lo mismo que a mi.

Filloa rellena de nata y fresas
    Llega el momento del postre y Jose María nos ofrece una filloa rellena de nata y fresas para compartir entre dos.

La Filloa rellena abierta...
    Una finísima lámina de filloa rellena con una generosa cantidad de nata montada,  muy ligera esta entre la que se escondían los trozos de fresa en su punto de madurez que le añadían ese color y sabor característico al postre. De nuevo la abundancia en la ración que nos lleva al límite de nuestra capacidad. Sobresaliente.

Petit Fours de Chocolate
   Pero no podía acabar aquí la cosa, pues aún nos sorprenden con un Petit Fours consistente en una pieza de, parece un turrón de chocolate con frutos secos, de textura densa y rico sabor con el que pusimos punto final a la presente Pitanza.


    Como se puede comprobar en la factura de la izquierda, sin el vino, el coste por comensal alcanza los 42 €. Teniendo en cuenta la abundancia de las raciones a la hora de pedir, se aligera en coste por persona, por lo que pienso que la relación calidad/precio es ajustada a la calidad y abundancia de lo ofrecido en sus grandes y sabrosas raciones.

Valoraciones
Decoración: Rústica
Ambiente: silencioso, tranquilo.
Mesa: bien vestida.
Atención al cliente: bien
Aseos: bien. muy limpios
Relación calidad/precio: ajustada. Aceptable.

El restaurante Loliña se unica en:
C/ Alameda 1. Carril. Vilagarcía de Arosa. Pontevedra
Reservas: 986 501 281.


Diccionario de los términos de la cata