sábado, 11 de febrero de 2012

La Pizzería Dolce Vita, en Santiago de Compostela

Comedor del Patio 

    Esta casa se ha convertido con el tiempo y su buen hacer en la referencia Santiaguesa de la cocina italiana. Suele estar bastante concurrido sobre todo por gente jóven, pero a pesar del bullicio existente cuando está lleno, no diría yo que es un local ruidoso precisamente. La decoración es de carácter rústico y el lugar es cómodo. 
    
    Pastas y pizzas es lo que pedimos para la presente pitanza, y así entre las cuatro personas que estábamos sentados a la mesa, despachamos un par de pizzas Calzone Diabolo, una Cuattro Stagioni y una cazuela de Maccheroni San Marino. La Pannacotta de postre pone punto final.

Pizza Calzone Diábolo
     Para el diablo parece que está hecha esta pizza, pues esta picante como el demonio. Por si fuera poco viene acompañada de dos salsas, verde y roja, que ríete tu de los mojos canarios, mucho mas suaves. Dado su tamaño y fuerza, cuesta un poco acabarla, pues deja el paladar exhausto al final, pero la terminé del todo, si bien la próxima vez pediré otra mas llevadera. Buena la pasta y el punto de horno. Le damos un aprobado alto.

Pizza Cuattro  Stagioni
     Una fina masa bien trabajada en la mesa de preparación, una buena mozzarella di buffalla y un tiempo justo de horno que le dio el punto de crujiente sin churruscar la pasta, de esta manera se logra sacar una pizza perfecta.No hay mas truco. Un notable para ella.

Maccheroni San Marino
    Si las pizzas fueron excelentes, el plato estrella de la presente ocasión fue los Maccheroni. Además de los maccheroni en la cazuela, había hilo de mozzarella, champiñones, jamón cocido y huevo, además de la salsa roja del chef. Una combinación altamente nutritiva pero sobre todo sabrosa en conjunto. Espolvoreada la cazuela con queso Parmiggiano al gusto y a disfrutar. Un sobresaliente para el plato le damos en esta ocasión.

Pannacotta
     Algo dulce para terminar, como no. La Pannacotta de la casa, espesa, untuosa, casi con consistencia de tocinillo, remata la pitanza. Un aprobado para el postre.

     Un tinto Siciliano acompaña la comida:
Branciforti 2010.
     Es un vino de capa media, de color rojo vivo, hecho a partir de uvas Nero D´Avola, que se dan especialmente en el Sur de Italia y en Sicilia. El vino es afrutado, de paso fácil y con un punto de acidez. Un suave, pero buen acompañamiento para pastas y pizzas.
Calificaciones:
Ambiente: tranquilo.
Iluminación: Aceptable
Atención: Bien 
Servicios: Excelente. Muy limpios.
Relación Calidad/precio: Excelente


Dos cosas a mejorar: 
1º. Al final de cada comida, al cliente se le debe de entregar la factura siempre. No es correcto echar las cuentas de viva voz para decir de palabra al final: es tanto.
2º. No le vendría mal a la casa ampliar la carta de vinos un poco, tanto con los Italianos, que los hay muy buenos, como Españoles de otras denominaciones no tan conocidas, entre las que se encuentran algunas con una relación calidad/precio excelentes, que no encarecen sobremanera la factura final, pero que permiten acompañar muy dignamente una comida.

La Pizzería Dolce Vita está en: C/ Rosalía de Castro 98. Santiago de Compostela
Teléfono de reservas: 664 77 31 57.






Diccionario de los términos de la cata