lunes, 13 de febrero de 2012

La Cuadrilla en La Marisquería Río Ulla de A Coruña

La Cuadrilla con Jacinto
     Ya de noche, se encuentra La Cuadrilla en A Coruña dando una vuelta por la Ciudad, haciendo tiempo para la cita con Jacinto en su Marisquería Río Ulla, en la que esperamos poner un adecuado punto final a este encuentro  anual de amigos. No hay mejor sitio para ello, pues no hay mejor lugar para una buena pitanza a base de káskara.
     Con gran alborozo nos recibe nuestro amigo que ya nos tiene preparada una amplia mesa para los seis al fondo del comedor, en cuya pared luce  el nombre del establecimiento sobre nuestras cabezas.
     Según nos sentamos, y antes de que abriéramos la boca, ya nos pone en el plato unas exquisitas croquetas de marisco, cremosas y excelentemente envueltas, además de calentitas, y que una tras otra rápidamente desaparecieron de la fuente. Entre tanto nos fue diciendo lo que nos iba a poner, que si un poquito de esto, luego un poquito de lo otro. Total, que sin habernos enterado mucho de en que iba a consistir la cena, avisándole de que no se pasara para no elevar en demasía la factura, le dejamos hacer. Nos deja elegir el Vino, un Pazo de Señorans de 2010, el Vino que elabora en su Bodega de Meis Marisol Bueno, y que consideramos la mejor elección para la presente pitanza.


     Vienen en primer lugar los camarones, 3/4 de kilo para repartir, camarones rojos, grandes, carnosos y muy sabrosos, de los que poco a poco vamos dando cuenta, comprobando al final una vez mas que el camarón mas pequeño debe de ser el mas pesado, pues es el que permanece en el fondo de la fuente.


     Tras el camarón, dos kilos y pico de percebe. Hay como siempre división de opiniones entre cual de los dos es el rey del marisco, pero ya que estamos en la ruta del percebe al final la suerte se decante por el segundo. Los percebes eran buenos, pero creo que no superaron a los del mediodía en el San Francisco de Malpica.


     Aparece ahora Jacinto con dos fuentes de Almejas a la plancha. Las almejas dice que son de El Ferrol, y que son las mejores. Yo discrepo un poco, pues para mi, las mejores son las de Carril en la Ría de Arosa. Buenos ejemplares, abiertos en la plancha con una salsita que invitaba a mojar. Por cierto, estupendo el pan que se sirve en esta casa, y que es una continua tentación a hacer barcos con el, pero bueno, para eso es La Coruña puerto de mar, para que se pueda hacer barcos entre otras cosas.


     Dos fuentes de cigalas de buen tamaño vienen a continuación. Frescas, y en su punto de cocción. Veo a alguno de mis colegas foráneos un poco perdidos al comer este marisco, pues se afanan demasiado con sus pinzas mientras los expertos están mas centrados en las colas de los bichos, por lo que se imparten las instrucciones adecuadas para restaurar el equilibrio necesario en esta situación.

Detalle del salpicón
    Le toca el turno al afamado Salpicón de esta casa. Jacinto sostiene de que para que un salpicón sea bueno, en primer lugar tiene que tener buenos trozos de marisco, lubricante , cigala, en ocasiones santiaguiños. A partir de ahí, unas gotas de buen vinagre, aceite, rodajas de tomate natural maduro y huevo. Nada mas. Que delicia. Llevo desde hace años discutiendo con Peru que Marisquería de la zona de las dos en liza prepara mejor el salpicón, y al final voy a tener que darle la razón de que este sitio es el Río Ulla. Así dejaremos constancia de ello en la sección "Un Restaurante. Un plato" en próxima ocasión.

    Estábamos pensando tras el salpicón en si íbamos a querer postre o no, y Jacinto que siempre está al quite, nos dice: "Os voy a traer un postre que os vais a chupar los dedos". Tras un que si, que no, y de asegurarnos de que no iba a sacar un nuevo marisco, le dejamos ir para la cocina. Al cabo de un rato, va y nos trae esto de postre,


     Jooooderrrr!!! pensamos al verle salir con las fuentes. ¡Quien se va a comer esto ahora! Pues nosotros. Mas pan y a mojar de nuevo. Unos huevos de corral con unas riquísimas patatas fritas para el postre. Nunca lo hubiera pensado, pero que entraron de maravilla sin que dejáramos siquiera una patatilla en la fuente. De aquí, directos a los cafés y los chupitos para alargar una agradable sobremesa hasta que ya se nos empezaba a hacer tarde para regresar a Santiago directos al descanso, tras el maravilloso día disfrutado entre amigos, que ya empiezan a preguntar que "que es lo que se va a hacer el año que viene".
El año que viene ya se verá, pero aun nos queda mucha costa do percebe de esta tierra por recorrer.



     Hablemos ahora de esta factura. Veo en los comentarios de internet que el Río Ulla es caro. Yo digo que el marisco es caro cuando te lo cobran a este precio y no es bueno. Te lo pueden cobrar barato y ser malo, pequeño, etc. En este caso la relación Calidad/precio esta compensada para quien se sienta satisfecho con la degustación de un percebe minúsculo o marroquí, o una centolla francesa o vacía que es peor, por ejemplo.
     En el presente caso, se trata de uno de los lugares donde se puede degustar el mejor marisco que en Galicia se puede ofrecer, pero esto tiene un coste, de la misma manera que los relojes Viceroy tienen un precio y los Rolex otro diferente y todo el mundo entiende la razón de la diferencia.
     Esta cena con una degustación abundante de todos estos mariscos, junto con los huevos fritos y el vino tienen una relación calidad/precio adecuada y ajustada, a pesar de que 100 € por persona es una cantidad respetable de dinero, a pesar de ello, hasta me atrevo a decir que esta relación es buena.

Valoraciones finales.
Local: Amplio, estilo moderno. Madera y pocos adornos.
Mesas: bien vestidas. Asiento cómodo.
Iluminación: muy buena.
Servicio al cliente: muy bueno. Jacinto no entra en la valoración porque se sale de parámetros.
Aseos: muy bien
Relación Calidad/precio: Adecuada.

La Marisquería Río Ulla está en: C/Travesía Nueva de Buenavista, 13.A Coruña.
Telefono de reservas: 981 291 959





   

Diccionario de los términos de la cata