domingo, 12 de febrero de 2012

El Restaurante San Francisco, en Malpica de Bergantiños. A Coruña

    Recorremos en este Sábado soleado A Costa da Morte, y llegada la hora del xantar, nos dirigimos hacia el San Francisco en Malpica, donde tenemos una mesa reservada. Traemos el hambre puesta, por lo que dejamos los coches en el puerto y rápidamente nos dirigimos andando hacia allá.

El Caldo Gallego

    A pesar de ser un día soleado, el frío polar que atraviesa europa de cabo a rabo, pues ha llegado hasta el Cabo con lo cual la temperatura por estos lares también es bastante gélida. Nos lo notó el personal  que nos recibí o a la entrada, por lo que no es de extrañar que nos informaran de que tenían calvo gallego calentito, y que si lo deseábamos antes de dar cuenta del resto, podríamos calentar motores y de paso la tripa con un plato de ese buen caldo bien caliente. Nos pareció una idea excelente, y además nos sentó de maravilla, especialmente a Peru que afirmó que le había recompuesto su destemplada figura.


    A partir de aquí, caña a la káskara por parte de La Cuadrilla, empezando como es menester, por los percebes que habíamos reservado previamente, y que provenientes del Roncudo se encuentran dispuestos sobre la mesa para su degustación. Son de buen tamaño, rojos por el pie y por la cabeza,  de tallo grueso y calientes con el punto de cocción. Entre los seis, rápidamente los hacemos desaparecer de las fuentes, que enseguida son sustituidas.


     Unas fuentes con zamburiñas a la plancha ocupan el lugar de las anteriores ya vacías, ligéramente tostada la carne, y con el toque de limón, de nuevo el sabor a mar se muestra pleno en este molusco, como en el caso anterior.
     Las navajas a la plancha vienen detrás. Otra káskara distinta, otro sabor diferente proveniente del mar para deleite de mis amigos que vienen de otras regiones, y que pocas ocasiones tienen de degustar estos manjares.


    Por último, toca enredar con dos pares de sabrosas centollas de tamaño medio, pero bien llenas y con buen caldo en el caparazón, para finalizar la pitanza con unas filloas rellenas y  la tarta de queso de la casa con los correspondientes cafés y chupitos para quien quiso.


    Y así en buena conversación mientras trasteamos con la káskara, entro sorbo y sorbo de vino blanco de Ribeiro, Viña Mein para mas señas, nos llega la hora de volver hacia los coches, pues aún nos queda el acercarnos a Corme y al Roncudo para contemplar los lugares en los que nacen, crecen y se recogen estos apreciados manjares.


    Al final, como debe de ser, viene el ritual de hacer frente a la factura, pero dada la excelente relación calidad/precio de esta casa, ello se efectuó con diligencia y a otra cosa. El coste de la presente comida sin vino fue de 74 €/persona. Con el vino se elevó a los 80 €.

Valoraciones:
Ambiente: muy tranquilo.
Vistas panorámicas: sí.
Servicios: Bien.
Atención: Muy buena.
Comodidad: Bien.
Mesa: bien vestida.

El Restaurante San Francisco está en C/ Eduardo Pondal, 5. Malpica de Bergantiños. A Coruña.
Teléfono de reservas: 981 72 04 89








Diccionario de los términos de la cata