lunes, 30 de enero de 2012

Bilbao: Restaurante Lepanto, para tapear o para comer

Fachada del Restaurante Lepanto
   O para ambas cosas, si se quiere empezar por los pintxos y rematar la faena con uno o mas platos, pues hay variedad y calidad en la casa. Vean lo que viene.
    Nos lleva mi buen amigo Peru a esta casa de la que es habitual, lo que ya da pistas de lo que nos espera, pues es de buen papo, como dicen por aquí.
    Ubicado en el centro de la Ciudad, dispone el local de dos plantas, en la baja está el Bar, y en la planta superior se encuentra el comedor. Bien ilumidado, ambiente tranquilo, con mesa bien vestida y asiento cómodo y una excelente atención la que nos dedican, percibiendo el afecto que le tienen a Peru.
    Este quiere que probemos los pinchos y después cenemos, por lo que así nos disponemos a la tarea.

    Los pinchos sugeridos son dos: Pintxo Etxebe, y a continuación el Pintxo Bielsa.

Pintxo Etxebe
     El Pintxo Etxebe, debe su nombre a un delantero del Athletic, Etxeberría, que hasta el pasado año perteneció al primer equipo, que llego a ser el máximo goleador de este. Sobre una tosta de pan se ponen dos huevos (los que hay que poner por raza), encima del bacalao (los goles), añadiendo una guindilla (la alegría para el cuerpo). Esto es lo que nos quiere transmitir su autor con esta elaboración. El resultado es una exquisita mezcla de textura y sabor, en el que se juntan la untuosidad de la yema de huevo de codorniz, el punto de sal del bacalao jugoso y tierno y el de la guindilla que perdura al final. Un sobresaliente para el pintxo.

Pintxo Bielsa
     El Pintxo Bielsa está ideado en honor del actual entrenador del Athletic de Bilbao, en el que se conjugan el buen hacer del Argentino con los mimbres de los que sale la alineación del primer equipo y el jugo que le está dando esta combinación a la afición. Y así vemos como con la base de una carne roja, por supuesto criolla, se coloca un pimiento de Gernika que simboliza al equipo, y se acompaña de una salsa de puré de manzana la cual simboliza el dulce momento de juego del equipo para disfrute de su hinchada.
     El resultado es de nuevo excelente. La carne roja hay que trabajarla largamente en boca para extraer de ella todo su jugo. La abundancia de puré indica que el chef está contento con el resultado del equipo hasta el momento. Otro sobresaliente para este pintxo.

     Dos platos vienen detrás, un pescado y la carne.

Bacalao al Pil Pil del Lepanto
     Vengo desde que inicie este viaje persiguiendo por tierras de Cantabria y de Vizcaya este plato. Llevo hasta ahora tres, uno en Santander y dos en conocidos Restaurantes de Bilbao, y me va poseyendo cierto mosqueo con la elaboración de esta plato en los diversos restaurantes. Es la verdadera razón por la que me trae Peru al Lepanto, me promete que en esta casa me van a preparar el bacalao con un auténtico pil pil trabajado a la manera tradicional. Lo que se percibe en la foto, es el resultado final.
     El defecto que se veia en las otras elaboraciones es de textura, color y por supuesto sabor. Me explico.
El camino fácil para preparar pil pil es meter la máquina en el recipiente en que se encuentra la gelatina, para ir añadiendo el aceite hasta que se consigue ligar, y en ocasiones ayudado por la adición de un espesante para conseguir superior consistencia. En contraste entre lo uno y lo otro se puede apreciar comparando ambas imágenes.

Otro bacalao al Pil Pil de otro Restaurante de Bilbao
     Creo que se percibe la diferencia entre ambas salsas. Ambas estaban logradas en cuanto a sabor, pero la del Lepanto tenia la untuosidad y la pegajosidad que solo se obtiene agitando la cazuela encima del fogón. Afirmo que no es lo mismo lo uno que lo otro, y yo me quedo con lo que se obtiene por el método tradicional. Una Matrícula de honor para el Bacalao al Pil Pil del Restaurante Lepanto.

Chuletón de carne de vaca
     Una pieza no muy grande por petición propia de una carne excelente, cerrada por un lado y por otro en la parrilla y roja y poco hecha por dentro, tal y como mandan los cánones y a mi me gusta. Bien tratada la pieza previamente en cuanto a lograr un buen punto de maduración, deglutamos una carne muy tierna y sabrosa, fácil de comer, acompañada por unos pimientos de Gernika y unas sabrosas patatas muy bien fritas, lo que es de agradecer. Le otorgamos un notable alto al plato.
  
Pantxineta
     Ceramos la presente pitanza con un postre típico de la tierra, cual es la Pantxineta. Un suave y frágil milhojas relleno de rica crema pastelera y acompañado de nata y almendra molida, con adorno de caramelo líquido.

     En resumen: una excelente cena, regada por un buen tinto de la Ribera del Duero y en inmejorable compañía la que pudimos disfrutar, siendo estupendamente atendidos por su amable personal.
     No puedo contar nada sobre el precio, ya que mi amigo levantó un muro entorno a la factura para que no la viera, ya que desconfiaba de mis intentos por participar al menos en el abono de la misma, pero intuyo que la relación calidad/precio de esta casa es buena. Lo de la calidad lo certifico al menos.

El Restaurante Lepanto está en la Plaza Pedro Eguilor 2. Bilbao
Teléfono de reservas: 944 16 62 56






Diccionario de los términos de la cata