sábado, 31 de diciembre de 2011

La Cocina de puchero Canaria. La Garbanzada y la Ropa Vieja Canaria


    Cruzamos de sur a norte el interior de la isla de Gran Canaria por una tortuosa  y estrecha carretera de montaña, admirando los paisajes volcánicos que han dejado profundos y hermosos valles. Miradores en las alturas desde los que se divisa una buena parte de la isla, e incluso las islas vecinas, como Tenerife y su Teide por ejemplo, desde los que hemos sacado numerosas fotos para el recuerdo. Y ya una vez rebasado el mediodía, iniciamos el descenso hacia el oeste con la intención de acercarnos hasta Agaete, y desde allí iniciar el regreso por la autovía que circunda la otra mitad de la isla, y de paso buscar un sitio poco turístico en el interior para comer, y si pudiéramos, degustar la cocina tradicional. De pronto nos encontramos una casa de comidas, y como ya se nos pasaba la hora, pues decidimos entrar. Un bar a la entrada y un rústico comedor tras una puerta con una parrilla en un lateral es lo que vemos.
     Nos ofrecen de entrada carnes o pescados al grill, pero preguntamos por algo mas de la tierra, y nos dicen que han preparado el día anterior dos guisos de pota, una Ropa Vieja y una Garbanzada, y es con ambos con lo que decidimos comenzar. Un pescado para mi pareja y para mi rematará la faena, junto con un vino del país.

La Ropa Vieja Canaria

    La Ropa Vieja Canaria está hecha a base de garbanzos, papas, carne de pollo y ternera, y un sofrito de cebolla, pimiento y tomates. La que degustamos estaba muy rica, con las garbanzos enteros pero muy tiernos. Es un plato contundente, pero mas ligero que la garbanzada. Sobresaliente para el plato.

La Garbanzada
     La Garbanzada es como una fabada, solo que en vez de fabes lleva garbanzos; o como la Ropa Vieja Canaria, pero sustituyendo el pollo y la ternera por la chacina del cerdo. Leva chorizo, lacón, tocino y oreja ademas de los garbanzos. Hay quien le añade carne de vaca y quien no. El resultado es un rico guiso de nuevo, mas grasiento que la Ropa y por lo tanto mas pesado. Tanto en uno como en otro caso, volvemos a encontrarnos con dos ejemplos de lo que es la amplia y sabrosa cocina tradicional de puchero del País. De nuevo Sobresaliente.

Fogonero al Grill con papas y mojo rojo
    Del Grill de esta casa nos viene un pescado procedente de las aguas Canarias de curioso nombre: Fogonero. Nos ponen una pieza de la parte del abierto, lo que sería la ventresca en el bonito, la carne es jugosa, ligéramente grasa, y la lasca es gruesa y se separa con facilidad. El sabor es peculiar, suave pero recordando en parte a la carne del túnido. La textura también. Las inevitables paras con mojo acompañan a este. Un notable alto para el plato.



    La comida estuvo acompañada por un vino de la zona, procedente del cercano pueblo de Antenara, de nombre Vega de Acusa, vino hecho a partir de uvas Nistán Negro. Un Vino de capa media, color rojo picota, ligero aroma a frutos negros, y vino suave en su paso por boca, con persistencia media.

   Un Flan de la casa con nata dejó para el final el sabor dulce que siempre debe de permanecer.

    En resumen: en lugares tan turísticos como las Canarias, es mejor para degustar de la cocina tradicional alejarse de los centro mas concurridos por foráneos y transitar por lugares mas alejados y tranquilos para acceder a la auténtica gastronomía local. Siempre merece la pena.

   

Diccionario de los términos de la cata