miércoles, 9 de noviembre de 2011

Sobre el Café del desayuno en los Hoteles

     Es el desayuno una de las tres comidas principales de cualquier persona y además la primera del día, aquella que nos permite coger fuerzas para la jornada que nos espera, y para muchos de nosotros el café que generalmente acompaña, es lo que nos termina de espabilar para una buena arrancada, e incluso añado que para una buen número de clientes es la comida que mas disfrutan. Es un servicio que va desde los 10 a los 50 € por persona según el hotel de que se trate. El lujo del establecimiento, la calidad y amplitud del buffet preparado al efecto tienen que ver con la amplia variabilidad de su coste.
     Lo que si no creo que tenga que ver con dicho coste es la calidad del café que sirven, que salvo raras escepciones, suele ser peor que mala, lo que a mi particularmente ya me estropea el día que aun está empezando. Es que, como me acaba de pasar recientemente en un hotel de Croacia de 5 estrellas perteneciente a una gran cadena de hoteles Española, incluso me quedaba sin poder tomar un cafe que emanaba mal olor y tenía peor sabor, independientemente del azucar que se le echara. En algunos hoteles, si se solicita, le traen al cliente un café expreso en vez del otro que suele ser mejor que el que viene en la jarra térmica que deposita en la mesa el sufrido camarero. Y yo me pregunto, ¿Pero es que hay tanta diferencia de coste en hacer para el desayuno del cliente un café como Dios manda? Porque si no es por el dichoso ahorro, ya me dirán cual puede ser la razón para traer esa bazofia, pues saber si que saben hacerlo mejor en la cafetera express.

     Deberían de tomar nota los maitres de los restaurantes y los directores de los hoteles de este tema, tan sencillo por otra parte de solucionar, y así evitar de amargarle el día con el café del desayuno a sus clientes.
     En mi caso, lo que mas valoro de un buffet de desayuno es la calidad del café que preparan en primer lugar, y despues todo lo demás, que también importa.
     Por todo lo anteriormente expuesto, cuando el café que nos sirven para desayunar no esté a la altura de lo que esperamos, hagámoslo saber a los responsables del establecimiento. Mas si, como en el caso del hotel de Croacia, nos quieren cobrar aparte el café expreso servido en sustitución del otro al liquidar la factura del hotel. Y despues nos anuncian que "en sus establecimientos se cuidan los pequeños detalles".

Diccionario de los términos de la cata