lunes, 10 de octubre de 2011

El Restaurante O Curro da Parra, en la Zona Vieja de Santiago.

     Unos amigos nos habían hablado de este pequeño Bar- Restaurante, ubicado en una casa del Casco Viejo de la Ciudad de Santiago en una zona próxima al mercado de Abastos. En su Bar se ofrecen ricas tapas con cierto grado de elaboración para acompañar a las consumiciones de la barra o las mesas adyacentes. En la planta superior se encuentra el comedor, con una decoración mezcla de lo rústico y lo moderno, un mix entre las paredes de piedra vista o la gran chimenea o Lareira  que debió ser, con un mobiliario de corte moderno y minimalista. Hay espacio entre las mesas para que pueda sentirse cierto grado de intimidad. El ambiente es tranquilo, nada ruidoso lo que se agradece. Las mesas sin vestir, es decir sin manteles, dejando bajo el plato y cubiertos esa especie de esterillas de material sintético que nunca se manchan y que se limpian sacudiéndolas, pues me imagino que no se meterán en una máquina de lavado. Yo sigo prefiriendo el mantel, pero es la moda.
     La carta es pequeña con una oferta de platos con productos de temporada, pero con algunos interesantes que nos disponemos a probar. La carta de vinos no es muy amplia, pero está bien elegida, y nos dicen que fuera de carta hay cosas interesantes y en este apartado nos centramos. 
     Al final compartiremos unos entrantes para todos al centro de la mesa, y después un segundo plato para cada uno. Y una vez cerrada la comanda, vamos a por los entrantes. El primero es frío, y consiste en un Carpaccio de Zamburiña cítrica e vinagreta de mostaza. Es la zamburiña un bocado de sabor delicado, cuyo sabor no se puede apreciar cuando se mezcla o se aliña con ingredientes de sabor fuerte. Este podría ser el caso de los cítricos o de la propia mostaza, pero estos aliños se elaboraron con el cuidado de que esto no ocurriera, de tal manera que acompañaban perfectamente al molusco en cuestión pero dejando sitio para que este se pudiera saborear. Le damos un notable alto al plato.


Carpaccio de Zamburiña Cítrica...
    De los espárragos trigueros na súa Salsa de Romesco nos presentan unos hermosos ejemplares con buen punto de plancha y su toque de salsa, sin más. Un aprobado para el plato

Espárragos trigueros na súa salsa de Romesco
     Las Croquetas cremosas de Xamón Ibérico, cremosas eran en verdad, y muy ricas, con el punto de sabor que le da el Jamón. La croqueta perfecta es aquella en que se aprecia la cremosidad del relleno con el sabor de lo acompañó a su cocción, envuelta por un rebozo que cuando está bien hecho y bien frito, permite coger la croqueta con los dedos sin que esta se deforme, a pesar de la cremosidad del relleno. En el presente caso, la pieza, perfecta en la forma, no mantenía esta por su falta de consistencia cuando con los dedos se la agarraba, debido a la falta de crujiente de su envoltura, lo que además debe de dificultar su manipulación durante su elaboración. Un notable alto por la bechamel. Será Sobresaliente cuando se mejore su cobertura, pues la bechamel y fritura eran perfectas, y el sabor de la croqueta excelente.

Croquetas cremosas de Xamón Ibérico

     Un bocadito de Foié con Shitake, ovo de corral e améndoas puso fin a los entrantes, bien presentado y cuidadosamente elaborado. Una sencilla mezcla que siempre resulta bien. Un aprobado para el plato.


Foié con Shitake, ovo de corral e améndoas

     Vamos a contar alguna cosa del primero de los vinos con los que acompañamos la presente pitanza. Fué para mi una sorpresa el ver que tenían este vino, pues no es fácil encontrarlo, y cuando lo encuentras, a lo mejor hay una, dos o tres botellas, pues los distribuidores los sueltan con cuentagotas. A Esta casa llegaron tres ejemplares de VX5 Cuveé Caco de 2006, de las que únicamente quedaba una que fué la que se abrió para la ocasión. Es un vino hecho en la Zona del Ribeiro, pero fuera de la Denominación de Origen, y elaborado con uvas de la variedad Sousón principalmente, mas las Caiño Longo y Caiño da Terra, junto con la que en Portugal se conoce como Touriga Nocaional y que en Galicia se denomina Carabuneira. En todas ellas se cuida especialmente que las cepas no estén muy cargadas de uva, para lo que estas se podan en verde. La uva vendimiada se selecciona a mano. Los mostos se fermentan en barrica y la posterior crianza se hace en barricas nuevas de roble francés a lo largo de los siguientes 20 meses. En su cata, nos encontramos con un vino de gran capa y de color rojo picota intenso, con aromas intensos de frutos rojos y negros maduros haciéndose presente los aromas aportados por la madera durante el largo tiempo de crianza además de cierto toque de barniz. El sabor es potente, estructurado, presencia de una ligera acidez, que da paso a la fruta y de nuevo se hacen notar los 20 meses de crianza en barrica. Un vino excelente en mi opinión, hecho con varietales que hasta ahora no se valoraban como se debiera, pero que gracias al excelente trabajo de las Bodegas Gomariz y al riesgo asumido por sus elaboradores, hoy podemos disfrutar.


Etiqueta del VX 5
Contra-Etiqueta del VX 5



     Refirámonos ahora a los platos fuertes de la presente pitanza. Tres fueron: dos  de pescado y otro de carne. Los que eligieron el pescado, degustaron unos el Bacallau confitado en aceite de oliva con Pil-Pil de coliflor, alfalfa y tomate cherry. Los que lo eligieron para segundo se llevaron una pequeña decepción, pues si el enunciado de dicho plato prometía, su resultado final no cubrió las expectativas de sus comensales, debido a mal punto del bacalao, que estaba demasiado pasado y ligeramente insípido en algún caso (tres raciones se pidieron). Buen punto el del bacalao cuando se separan fácilmente sus lascas, y malo cuando este se deshilacha, que era lo que ocurría en este caso. Una pena. A este plato le damos un suspenso.


Bacallau confitado en aceite de oliva...
    El otro plato de pescado, solicitado por mi en este caso, era Atún roxo con brotes de soja y compota de uva.  Dados de atún ligeramente pasados por la plancha para presentarlos al punto sobre la roja y dulce compota de uva. Unas escamas de sal marina y los brotes de soja adornan y acompañan al pescado. El resultado final es mas que aceptable. Un notable alto para el plato.


Atún roxo con brotes de soja y compota de uva

     El último plato que describimos es el de carne: Solombo de Vaca da Terra de Lemos con emulsión de piquillo e Pataquiñas. Se trata de dos piezas limpias de una carne roja de gran calidad y excelentemente presentada, al punto y con sal en escamas sobre las piezas, acompañando unas pataquiñas asentadas sobre la salsa de piquillos, de sabor intenso pero perfectamente integrada en el plato. Un sobresaliente para el mismo.

Solombo de Vaca da Terra de Lemos...
     Llega elemento de referirse al segundo vino que nos sirven, sugerido y recomendado por la persona que nos atiende. Se trata de un vino procedente de la D.O. Jumilla: Juan Gil 2009, de las Bodegas del mismo nombre, vino elaborado con uvas de la variedad Monastrell procedentes de cepas de mas de 40 años, mantenidas en baja producción, y con una crianza de 12 meses en barricas de roble francés. Presenta un color rojo picota intenso y brillante, con menor capa que el anterior, pero con intensos aromas a fruta madura. Es un vino de paso fácil, muy equilibrado, taninos que se muestran sutilmente, ligéramente especiado y con un largo final. Un vino excelente y una buena recomendación.


Etiqueta del Juan Gil 2009
     Para la sobremesa, nos sirven varios platos dulces. A Saber:
Ganaché de Chocolate branco, frutos roxos, galleta e Xelatina de Herbaboa.
Torrada caramelizada con Xeado de limón.
Brownie de chocolate de abelá e espuma de café.
Arroz con leite. 


    De nuevo la cremosidad del arroz con leche merece una mención especial. El resto de los postres, ricos y bien presentados. Un aprobado para ellos, y un notable para el arroz.

Ganaché de Chocolate branco, frutos roxos...

Brownie de chocolate de abelá e espuma de café

    En resumen: O Curro da Parra es un local tranquilo y agradable, bien atendido, con una carta pequeña con propuestas interesantes que me imagino variarán con frecuencia. Tiene aspectos que mejorar si tienen mayores pretensiones. Por ejemplo en lo que se refiere a vestir adecuadamente las mesas, lo que haría mucho mas acogedor el ambiente en torno a la misma.
    En cuanto a la relación calidad/ precio, esta es de 32 €/ comensal sin las bebidas y de 45 €/ comensal con el vino y los gin tonics incluidos, en el presente caso.



Calificaciones:
Ambiente: tranquilo y acogedor.
Comedor: Acogedor. Sillas cómodas. Mesa sin mantel.
Iluminación: Suficiente
Servicios: Muy bien
Atención al cliente: Excelente
Relación Calidad/ precio: Aceptable.

El Restaurante Bar O Curro da Parra esta en: Rúa Travesa 20. Santiago de Compostela
Teléfono: 981 55 60 59
web: http://www.ocurrodaparra.com/



Diccionario de los términos de la cata