martes, 30 de noviembre de 2010

Un "HASTA PRONTO" para el Restaurante Entrevías.

    Con pena, con una gran pena, despedimos hoy al Restaurante Entrevías. Antonio Sanchez, su propietario, me confesaba hoy que nunca pensó que llegaría este día. Es media tarde y hoy cierra sus puertas esta prestigiosa casa pero pienso que no definitivamente, pues todos sus incondicionales clientes pensamos que debe de tener continuidad mas pronto que tarde en un nuevo establecimiento en Santiago o en sus cercanías, y así lo deseamos todos. Se que ya visitó Antonio algún  que otro bajo con esa intención.

    Miedo no hay en comenzar una nueva andadura, pero mientras tanto solo nos toca echar de menos esos calamares fritos que prepara Lourdes y que no los hay mejores en toda la comarca. O la sabrosa carne, que con tanto mimo y cuidado corta Don Antonio Sánchez para las planchas. En otros sitios quizás habrá una carne tan buena que no mejor, pero a mi particularmente la que mas me sigue gustando es la de esta casa, y no es por otra cosa mas que por su sabor  especial.

    Antonio, Lourdes y Roberto, su hijo, nos han deleitado con una cocina sencilla, pero ofreciendo un producto de altísima calidad preparado con esmero. Por ello tienen el reconocimiento de una variada y amplia clientela, que ya desean ver el nacimiento de un nuevo Entrevías. A Antonio ya le pasan por la cabeza ideas de como puede ser el nuevo establecimiento. Se tomará un tiempo para descansar, cuidar de si mismo, y mientras tanto darle forma a este nuevo proyecto. Lourdes: ahora vas a tener tiempo para hacer lo que te gusta, como ir de tiendas, por ejemplo, que antes te era mas difícil. Disfrútalo, que bien te lo has ganado. Y a los tres, así como al resto de las personas que en la casa trabajaron, solo nos queda el agradecerles todas las atenciones  recibidas.
      Como despedida, pienso que la mas adecuada para la presente ocasión es,

¡¡¡HASTA PRONTO AMIGOS!!! 

sábado, 27 de noviembre de 2010

El Restaurante del Hotel Rua Villar en Santiago


    Hay un dicho que aconseja que, "así como nunca debería uno quedarse a dormir en un Restaurante, no sería aconsejable comer en un Hotel". Pues es este hoy en día un consejo para NO seguir, pues hay hoteles, y sobre todo pequeños hoteles con coquetos y confortables comedores en los que se ofrece una carta con propuestas interesantes y con una cocina en la que prima el producto de calidad. Uno de estos establecimientos es el Restaurante del Hotel Rua Villas, un céntrico establecimiento en la zona próxima a la catedral, mas concretamente, a 25 metros de la plaza de Platerías.

    Su cocina es a la manera tradicional y de mercado, con producto de excelente calidad, incluido el marisco. Las raciones son abundantes, el precio es medio, y la atención buena.  La decoración es clásica y el comedor es tranquilo y cómodo.

    Tiene una bodega con un buen número de posibilidades de elección, si bien solo están representadas las denominaciones mas conocidas. Los vinos medio caros o caros están subidos de precio.

    En resumen: el Restaurante Rúa Villar es una opción recomendable para aquellos que deseen tranquilidad, una cocina sencilla y de calidad y estar cómodos. Lo que no se da en los locales de la Rúa do Franco o de la Raíña.

Restaurante-Hotel Rúa Villar, en la Rúa do Vilar 8-10, en Santiago de Compostela
Teléfono de reservas: 981 519 858.
E-mail: info@hotelruavillar.com

viernes, 26 de noviembre de 2010

Sabor agridulce en Galicia por las estrellas de la Guía Michelín

    Hoy se han dado a conocer en Donostia las altas y bajas de las estrellas que otorga todos los años la Guía Michelin para España y Portugal, y tal y como se menciona en el título, nos deja un sabor agridulce a los gallegos por la caída de la única estrella que lucían los Restaurantes Marcelo de Santiago de Compostela y Casa Pardo de A Coruña, que deseamos y esperamos que pronto puedan recuperar.
    Por otra parte nos alegra enormemente el que se la hayan otorgado al Restaurante Maruja Limón de Vigo y al Restaurante Alborada de A Coruña, ya que tanto el uno como el otro vienen acumulando los merecimientos necesarios para alcanzar este logro, y que esperemos puedan mantener por muchos años e incluso añadir nueva estrella en un futuro no muy lejano, como parece ser que puede ser el caso de Casa Solla de Pontevedra para el año que viene y que ya tarda, pues bien se merece esta tierra que tengamos el primer Restaurante con dos luceros, y que sería el mejor reconocimiento del avance que están consiguiendo nuestros cocineros y de la calidad de nuestra cocina. De momento se mantiene la cocina gallega en las nueve estrellas, pero hay restaurantes que tienen lo necesario para merecer el reconocimiento y elevar ese número. Enhorabuena a los premiados y ánimo para recuperarla a los que la perdieron.

Diccionario de los términos de la cata