lunes, 20 de diciembre de 2010

Un buen sitio para el "picoteo" en Gijón: Restaurante El Cencerro.

    De un tiempo a esta parte, han abierto sus puertas en Gijón una serie de locales a medio camino entre el bar de tapeo-vinoteca y el restaurante propiamente dicho que han ensanchado el panorama gastronómico en la Ciudad, pues en ellos se ofrece una cocina de calidad, con excelentes materias primas, y que se complementa con cartas de vinos con presencias muy interesantes.
    Este es el caso del Restaurante El Cencerro, un local pequeño, pero muy acogedor, en el que Damián siempre nos compondrá un rico menú con lo mejor que pueda ofrecernos ese día. Para los seis que cenábamos este se compuso de:
  • Un salteado de setas silvestres, con cinco variedades de setas.
  • Crujiente de Langostino con Salsa de Soja y Mayonesa, chalota y cebollino.
  • Una Ensalada Capresse, que lleva Jamón Ibérico, Mozzarella, tomate Raff y aceituna negra.
  • El Jamón de Buey, cecina procedente de Astorga, con crema de manzana y queso de cabra caramelizado.
  • Para cerrar con un Lomo de Buey (selección Especial) terminado en la mesa en un plato caliente.
  • Para el postre, un brownie con salsa de chocolate blanco templada, yogourt búlgaro y grosellas.
    Todos los platos tenian una presentación excelente, con raciones abuendantes que nos permitió el compartirlo entre todos los comensales, y servidos en una cadencia tal, que no hubo tiempos muertos entre plato y plato.
    Un capítulo aparte merece la carta de vinos de esta casa. Abre su primera página con una oferta de vinos y champagnes de muy alto bordo a precios, mas que ajustados, asombrosamente contenidos diría yo, por lo que merece la pena estirarse y abrir esa botella que siempre nos pareció inalcanzable, y de repente ves que en este caso y por una vez en la vida te lo puedes permitir.
    En este caso se eligieron dos vinos y dos champagnes para acompañar la cena.

  • Piper Heidseik Champagne 2007 para el inicio de la pitanza.
  • Tinto de Rioja Laderas del Portillo 2007 de Bodegas Ostatu. Excelente, pero que fue superado por
  • Tinto de la Ribera del Duero, María de Alonso del Yerro 2006
  • La oportunidad estuvo en una botella de Champagne Cristal Roederer de 1999, un Champagne que ronda los 300 € por botella,  que en este caso no alcanzo ni la mitad del precio y a la que no pude resistirme.
    La sobremesa remató con unos Gin Tonics, diferentes para cada cual, muy bien preparados que hizo que la velada se extendiera a buena parte de la noche.

    En suma, es El Cencerro un lugar a tener muy en cuenta a la hora de elegir un sitio cómodo, agradable y con buena cartas. La de COMERcio, con entrantes bien elaborados, buen bacalao en los pescado y algún fresco, y carnes rojas y asados castellanos; En la carta de BEBERcio, una amplia representación de vinos nacionales de casi todas las denominaciones de origen, e internacionales, en la que destaca la presencia de blancos alemanes, tintos franceses de buena parte de las denominaciones, y Champagnes y cavas. Si a todo ello, le sumamos el que miman al cliente..., pues que mas podemos pedir.

El Restaurante el Cencerro se ubica en la calle Decano Prendes Pando 24, en Gijón (Asturias).
Teléfono de reservas: 984 391 567.
Se pueden ver las cartas en su página web.http://www.tabernaelcencerro.es



Diccionario de los términos de la cata