miércoles, 13 de octubre de 2010

Los Hosteleros de Santiago y el Año Santo Jacobeo

    Por primera vez voy a utilizar este Blog para volcar un lamento personal, pero también generalizado sobre lo que está pasando con la hostelería de Santiago.
    En este año es impresionante la cantidad de visitantes que nuestra Ciudad está teniendo, debido principalmente a la llegada de decenas de miles de peregrinos que pasean con sus mochilas por nuestras calles, llenando sus hostales, bares y restaurantes y dejando en la ciudad mucho dinero.
    Pero también se oyen en los establecimientos sus quejas por lo caro que está Santiago, de como crecieron los precios del año pasado a este, habiéndose dado incluso algún caso de una doble tarifa: una para los parroquianos locales conocidos y otra para los foráneos que llega a duplicar la de los primeros, lo que constituye un verdadero abuso, que deja una mala imagen que daña a toda la hostelería de la Ciudad, cuando estos abusos los cometen unos pocos establecimientos, principalmente de la zona vieja. Está claro que de lo que se trata es de hacer una caja lo mas grande posible en estos casos, y ello en un año de crisis para mucha gente, que en algunos casos se acerca a Santiago con mucho esfuerzo y no solo físico.
    Otras veces el daño se lo hacen los hosteleros a ellos mismos por una clara caída de la calidad en la atención al cliente, bien sea por el apuro de cocineros al tener que atender a un número de comensales mayor de lo que esta puede soportar con el personal que tiene, a veces sin reforzar este para atender la mayor demanda, y que hace que a veces se les escapen a la sala platos que no deberían de haber salido así de la cocina, y en otras ocasiones por las largas esperas que dichos comensales tienen que soportar entre plato y plato porque los escasos camareros que les atienden no dan hecho para atenderlos a todos convenientemente.
    Todo esto es lo que les está haciendo pupa y que hará difícil que estos clientes vuelvan a los sitios en los que se sintieron maltratados.
     El año Santo se acabará en Diciembre y la crisis continuará. Los hosteleros tendrán que seguir viviendo de sus clientes, principalmente de los locales que son los de todo el año a lo largo de los años, hasta el siguiente Año Jacobeo que llegará en la próxima década.
     Por todo ello, y a modo de moraleja les digo: "Cuiden siempre del cliente que les entra por la puerta. Procuren atenderlo bien y cobrarle lo justo, no vaya a ser que por falta de estos, se vean obligados a colgar en la puerta de sus locales un letrero como el de la imagen expuesta".

Diccionario de los términos de la cata