lunes, 11 de octubre de 2010

Espléndida cena en el Restaurante De Carmen. Santiago de Compostela.

      Celebramos el cumpleaños de mi hija con una cena en el Restaurante de nuestros amigos Carmen y Pablo. Como siempre, dejamos que sea Carmen la que elija que platos vamos a degustar, y que Pablo nos recomiende los vinos, y una vez mas aciertan de pleno con sus elecciones. Veamos: lo que sigue, es lo Carmen nos ofreció:
    De aperitivo, un carpaccio de calabacín con salpicón de pescado en tempura. Buen comienzo, pues estaba delicioso.
    Como entrantes, al centro de la mesa llegaron, primero una ensalada de verduras con queso de cabra y jamón ibérico de bellota, después unas almejas de Carril grandes como castañuelas a la plancha, croquetas de jamón cremosas y sabrosas, para cerrar con un rissotto jugoso y delicioso.

    Un sorbete de mango puso el corte en este punto de la cena.
    El plato principal consistió en unas delicias de rape con gulas para los del pescado, que caté y estaban esquisitas, y para los que preferimos carne un entrecot de buey al punto rico y super tierno.

     Al postre Carmen le puso el nombre de "Nuestra tarta de tiramisú con filloas y helado de frambuesa con Cariño...",  que vino acompañada por unos heladitos también de elaboración propia de Frambuesa, turrón y lima, y unas crujientes tejas de almendra aparte.

    Pablo nos eligió para esta cena un vino blanco y un tinto. El blanco fué un Dávila L-100, vino monovarietal de las Rias Baixas hecho con uva Loureiro, de precioso color oro intenso, con presencia de olores herbáceos, mineral en boca, con una punta de acidez, y destacada presencia de fruta (mirabeles). Paso largo con final un punto amargo y persistente. Un gran vino.
    No se quedó atrás el tinto que nos abrió Pablo para acompañar a la carne. Este fue un Mirto 2004, de Bodegas Ramón Bilbao, vino de gran capa, color picota, balsámico, olor a fruta madura (frambuesa), y equilibrado en boca. Taninos bien integrados y potencia media. Se va pronto de la boca en el paso final.
    En resumen, una opípara cena rematada con unos gin Tonics de G-Vine con Feber Tree bien preparados por Carmen que sirvieron para alargar la sobremesa un buen rato y ponerle la guinda a esta de nuevo Buena Pitanza. Gracias Carmen y Pablo por tratarnos tan bien y por la excelente calidad de vuestro trabajo en la sala y en los fogones. Celebrar lo que sea con una comida en vuestro Restaurante, es una elección segura y acertada siempre.
    De Carmen se encuentra en la Rúa das Arribadas 9 en Santiago de Compostela.
    Teléfono para reservas: 981 943 858
    E-mail: restdecarmen@yahoo.es

Diccionario de los términos de la cata